17 abril, 2024

MONDINO MANTUVO UNA FUERTE DISCUSIÓN CON CAMERON POR LA SOBERANÍA ARGENTINA EN LAS ISLAS MALVINAS

La canciller Diana Mondino mantuvo una fuerte discusión con David Cameron por la soberanía de la Argentina en las Islas Malvinas en la Cumbre de Ministros de Asuntos Exteriores del G20 en Río de Janeiro. La canciller cuestionó la visita del secretario del Foreign Office a Malvinas y sus declaraciones públicas negando los derechos territoriales del país sobre las Islas del Atlántico Sur.

La reunión se extendió por cuarenta y cinco minutos, y junto a Mondino se alinearon Marcia Levaggi, subsecretaria de Política Exterior, y Gerry Díaz Bartolome, director de Comunicación Estratégica de la Cancillería.

Cuando concluyó el ácido encuentro diplomático, un comunicado oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores informó:

“En cuanto a la Cuestión de las Islas Malvinas, la Canciller Mondino y el Secretario Cameron reconocieron la existencia de un desacuerdo. La Canciller Mondino expresó el malestar por sus declaraciones y su visita a las Islas Malvinas, tras lo cual reafirmó los derechos de soberanía de la República Argentina en la Cuestión de las Islas Malvinas y reiteró la disposición de su país a resolver la disputa de conformidad con el mandato de la comunidad internacional. A pesar de esta situación, señalaron la relevancia de avanzar en la cooperación en áreas mutuamente beneficiosas”.

Frente a este comunicado del Palacio San Martín, el Foreign Office fijó su postura sin desmentir la información oficial respecto al fuerte debate sobre la soberanía de las Islas Malvinas que protagonizaron Mondino y Cameron.

“El Ministro de Asuntos Exteriores, David Cameron, se reunió hoy [21 de febrero de 2024] con la canciller de Argentina, Diana Mondino, en la Cumbre de Ministros de Asuntos Exteriores del G20 en Río de Janeiro. (…) En cuanto a las Islas Falkland (Islas Malvinas, nota del editor), el Ministro de Asuntos Exteriores reiteró el continuo apoyo del Reino Unido al derecho de autodeterminación de los habitantes de las Islas Falkland (Islas Malvinas). Sin embargo, señalaron que esto no impediría la cooperación en áreas que serían mutuamente beneficiosas.”

El cónclave en el G20 de Río de Janeiro fue solicitado por el secretario del Foreign Office y su sentido político respondió esencialmente a la agenda doméstica del Reino Unido. Cameron viajó a las Malvinas para aprovechar el nacionalismo local en las próximas elecciones en Gran Bretaña, adonde el premier conservador Rishi Sunak puede caer derrotado por Keir Starmer, su adversario laborista.

En este contexto, el secretario del Foreign Office montó una campaña publicitaria apoyada en el rechazo de la soberanía que tiene Argentina en las Islas Malvinas. Cameron posteó declaraciones en X (antes Twitter) y publicó un video que sirve para fortalecer el voto del premier Sunak entre el electorado de más de cincuenta años y muy conservador.

“En las Islas Malvinas presenté mis respetos a todos aquellos que perdieron la vida durante el conflicto de 1982. Nunca olvidaremos el increíble servicio de las fuerzas británicas. Siempre apoyaremos los derechos de los habitantes de las Islas Malvinas y su trabajo para sostener la próspera comunidad moderna aquí”, posteó Cameron en su cuenta oficial de X antes de ir a Río de Janeiro con escala previa en Asunción (Paraguay).

Durante la tensa reunión que mantuvo con Mondino, el secretario británico repitió los argumentos que desplegó en las redes sociales. Es decir: Las Malvinas pertenecen al Reino Unido y con la Argentina sólo habrá intenciones de mantener buenas relaciones diplomáticas, si eso implica resignar el derecho territorial sobre las Islas del Atlántico Sur que nació el mismo día que la Revolución de Mayo.

La canciller cruzó a Cameron. Le cuestionó que haya viajado a las Malvinas, que desplegara un discurso político por afuera de los cánones diplomáticos y que se negara a respetar las resoluciones de las Naciones Unidas que instan a las dos partes en conflicto a iniciar un proceso de negociación para terminar con la disputa territorial.

Durante su encuentro con Cameron en Davos, Javier Milei ratificó su reclamo por la soberanía argentina en Malvinas y reiteró que la vía diplomática es el único camino para resolver las diferencias territoriales con Gran Bretaña. En campaña electoral, el Presidente planteó la hipótesis de Hong Kong para resolver el diferendo con Londres, pero esa vía diplomática ya ha quedado descartada por la opinión adversa del Foreign Office.

Reino Unido nunca afirmó que Hong Kong pertenecía a la Corona Británica y China tiene más volumen geopolítico que la Argentina. Ergo: Gran Bretaña jamás aceptará comparar la situación de las Malvinas con la trayectoria geopolítica de la isla de Hong Kong, que la Reina Victoria se apropió tras la Guerra del Opio en 1842.

Ahora, tras el fuerte debate que lideró Mondino en Río de Janeiro, quedó absolutamente claro que Londres no aceptará ninguna alternativa diplomática para encontrar una salida al conflicto territorial. Ni la hipótesis Hong Kong, ni la interdependencia económica entre Argentina y Gran Bretaña.

De todas maneras, la canciller ratificó la voluntad de la Argentina de resolver las diferencias a través de la ley y la diplomacia. El comunicado del Palacio San Martín no deja ninguna duda: Mondino “reiteró la disposición de su país a resolver la disputa de conformidad con el mandato de la comunidad internacional”, dice casi al final de su texto oficial.

 

 

 

About Author