21 mayo, 2024

APTS CON LOS TAPONES DE PUNTA: ASAMBLEAS EN TODA LA PROVINCIA Y DENUNCIA DE HOSTIGAMIENTO

Tal como adelantó Apuntes de San Luis ayer, la tensa relación entre el gobierno provincial y la asociación que representa a los técnicos y profesionales de la salud de San Luis escribió un nuevo capítulo este jueves, escalando un conflicto de imprevisibles consecuencias, que comienza a afectar seriamente la prestación del servicio de salud.

Como se recordará, el miércoles el personal profesional del Hospital Pediátrico de San Luis emitió una carta pública con membrete oficial, denunciando diferentes carencias del nosocomio. El gobierno salió a responder cuestionando el uso irregular del membrete y denunciando que los médicos de San Luis son los mejor pagos del país, con sueldos que van de $1.500.000 a $2.000.000.

 

 

La estrategia gubernamental para desprestigiar el reclamo fue un bumeran: la Asociación de Profesionales y Técnicos de la Salud (APTS) respondió convocando a asambleas en los 40 hospitales y centros de salud de la provincia, entre las 08:00 y las 12:00 hs, para deliberar un plan de lucha en reclamo de una recomposición salarial y de respuestas a los reclamos de mejoras en designación de personal, insumos e infraestructura.

Por otro lado, difundieron una segunda carta pública, esta vez denunciando las carencias de la Maternidad Central.

A su vez, acercaron a los medios diferentes recibos de sueldos de profesionales de otras provincias que perciben mejores ingresos que los médicos de San Luis, desmintiendo la información oficial.

 

Por otro lado, denunciaron que en el Policlínico Regional Villa Mercedes su directora Berta Arenas “propició amenazas” al personal para que no adhiera a las asambleas o de lo contrario renuncien.

Asimismo, repudiaron la actitud de la misma funcionaria, quien envió la policía en momentos en que se realizaba la asamblea, para amedrentarlos, e incluso cuando concedían entrevistas periodísticas, como le sucedió al Dr. Carlos Belletini.

El gobierno por su lado interpretó que las asambleas constituían una medida de fuerza encubierta que afecta un servicio esencial para la sociedad, por lo que habría efectuado las denuncias correspondientes ante el órgano que regula las Relaciones Laborales.

En este marco de tensión y creciente controversia, se espera que en algún momento aparezca algún funcionario despierto que proponga “bajar un cambio” y convocar a una mesa de diálogo, para intentar acercar posiciones, antes que el conflicto continúe escalando.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

About Author