23 mayo, 2024

EN VILLA MERCEDES LA MOVILIZACIÓN UNIVERSITARIA REAVIVA UNA HISTÓRICA MÍSTICA DE LUCHA

Por José Luis Baigorria *

La comunidad universitaria de Villa Mercedes convocó para este martes 23 a las 17 a una concentración y marcha en plaza San Martín en “Defensa de la universidad pública, la ciencia y la tecnología”, ante las medidas de ajuste del gobierno nacional que pone a las universidades nacionales del todo el país al borde del cierre. A este fuerte anclaje actual, la movilización reactiva en la colectividad local un sentimiento arraigado de viejas luchas.

Los últimos días fueron vertiginosos en los espacios de decisión y organización del Centro Universitario de Villa Mercedes (UNSL), con el fin de sumarse a los reclamos y adherir a la marcha nacional y provincial. La presencia de docentes con amplia experiencia en “luchas históricas” en la asamblea interclaustro del martes 16 de abril allanó el camino y las primeras medidas, una de las cuales fue convocar una movilización en las calles villamercedinas el mismo día y bajo las mismas consignas.

En la reunión, que colmó una de las aulas más amplias del campus, se escucharon voces de estudiantes, docentes y representantes gremiales quienes hicieron referencia a los acuciantes problemas que atraviesan las universidades en general y las facultades del Centro Universitario en particular por las medidas del gobierno, debido a un presupuesto atrasado que no se actualizó pese a una inflación que llega a casi el 300 % anual.

Con ese panorama, las universidades no podrán pagar los servicios básicos para su funcionamiento, como agua, luz y gas; y tampoco abonar los sueldos actualizados de docentes y nodocentes. En el encuentro se cuestionó, con datos estadísticos, cómo el gobierno desfinancia sistemáticamente a la investigación y producción en ciencia y tecnología; y pone en serio riesgo la supervivencia de las becas de estudio, ayuda económica y pasantías en general.

A 42 años de la recuperación de la democracia, las reflexiones giraron también en torno a una necesidad: renovar la lucha por derechos que se creían conquistados y, por los cuales, la sociedad argentina había derramado mucho más que esfuerzos, sudor y lágrimas.

Sobre este último aspecto, la educación universitaria tiene una historia arraigada en la comunidad local signada por la lucha, un sentimiento colectivo que ahora se fusiona a los reclamos actuales porque las consignas que convocan a la movilización, como los ataques a la educación pública y los peligros que la amenazan son similares.

Uno de esos riesgos, como la posibilidad de un arancelamiento de los estudios universitarios, es el mismo que hace 40 años movilizó a las y los estudiantes de la facultad de Villa Mercedes. En septiembre del año pasado se cumplió el 40° aniversario de aquella histórica y emblemática protesta, que dejó profundas huellas.

Fue cuando estudiantes de la entonces Facultad de Ingeniería y Administración, de la UNSL, se expresaron abiertamente en contra no solo del arancelamiento universitario, sino también de los cupos para ingresos y otras medidas restrictivas impuestas durante la dictadura, que afectaban los estudios superiores.

Esas protestas de chicos y chicas -algunos de los cuales ahora son docentes y ejercen cargos en la UNSL- se fueron endureciendo, aun cuando las autoridades interventoras de la UNSL amenazaban con el cierre del año académico en Villa Mercedes, lo que significaba la paralización de los estudios universitarios en la ciudad.

Pero la movilización, que consistió en manifestaciones en las calles y una “quema pública” de los troqueles de los aranceles, se fue ampliando con el apoyo de prácticamente toda la comunidad y no solo logró la reapertura de las clases, sino que consiguió sus objetivos esenciales, trascendió los límites de la provincia y se convirtió en un emblema de compromiso y defensa por la nueva universidad libre, gratuita e inclusiva que se abría paso en un país que iba camino a recuperar la democracia.

Las crónicas de la época titularon los hechos como un “segundo nacimiento” de los estudios universitarios en Villa Mercedes, al recordar la génesis de la UNSL en 1973 fruto, en gran parte, de una gran movilización popular mercedina, y al dimensionar la importancia que tuvo la lucha y sus logros para los estudiantes en particular, pero también para la comunidad en general.

En octubre del año pasado, cuando la UNSL celebró sus 50 años de vida se recordó aquel “primer nacimiento” en la ciudad como una “gesta” de la comunidad que se expresó masivamente para que Villa Mercedes contara con estudios universitarios. Fruto de esas movilizaciones la provincia logró su propia universidad.

Si los tiempos ahora apuran, en aquellas luchas también urgían. Si las consignas son ahora en defensa de los estudios universitarios públicos y gratuitos, en aquellas movilizaciones, lo eran. Si el rechazo al arancelamiento movilizó a los estudiantes en 1983, ahora el peligro a su implementación está a la vuelta de la esquina… 

* Periodista UNSL

(Foto: Camila Pereyra)

 

 

About Author