23 mayo, 2024

JOSÉ GIRAUDO: “ALBERTO RODRÍGUEZ SAÁ ES LUIS XVI”

Ese fue el título que dejó el dirigente José Giraudo en la entrevista, al calificar la personalidad y las acciones del ex gobernador de la provincia.

En una larga sentada, el actual secretario de Asuntos Institucionales y Enlace Parlamentario analizó también el contexto político en San Luis y las razones de las “nuevas mayorías” legislativas que ha conseguido el gobierno.

Como corresponde a alguien que ocupa una cartera eminentemente política, defendió la gestión del gobernador Claudio Poggi, a pesar de las restricciones económicas, y los anuncios que hizo en cuanto a la continuidad del financiamiento al transporte y el pago del Fondo de Incentivo Docente, cuyas transferencias fueron eliminadas por el gobierno nacional.

Al hablar del gobierno nacional se muestra crítico, pero admite que “es lo que la gente votó” y revela que en la actualidad el presidente Javier Milei goza de una elevada aceptación social.

En la segunda parte del programa “Dejame un Título”, el abogado Giraudo se detiene en una de sus pasiones, la Literatura, y el reciente libro que acaba de publicar, “Daño y Cortesía”, que trata sobre las consecuencias civiles que puede acarrear llevar gratis a una persona en el auto – por cortesía – y sufrir un accidente”.

“Es algo que me llamó la atención cuando estudiaba Abogacía, en la materia ´Daño´, y luego fue el tema de mi tesis”, hace ya tres años, rememora. Afirma que la actual legislación presenta un vacío y considera que “es injusto que una persona por ser amable y cortés luego deba sufrir una demanda si ocurre una tragedia o un accidente que naturalmente no pudo prever”.

Se decidió a publicar la obra en una editorial nacional y el 11 de mayo estará firmando ejemplares en la Feria del Libro, en Buenos Aires.

Tan creativo como a veces afecto a la desmesura, al dejar un título vuelve a la política provincial y señala que el ex gobernador Alberto Rodríguez Saá es la reencarnación del ex monarca francés “Luis XVI”, uno de los máximos exponentes del llamado Despotismo Ilustrado en el siglo XVIII.

En este sentido, reitera la frase que se utilizó como lema, «Todo para el pueblo, pero sin el pueblo», la cual significaba que el gobierno tomaba medidas para el “pueblo”, o para su mejora; pero las decisiones eran adoptadas sin la participación ni intervención del mismo.

 

 

 

 

About Author