20 julio, 2024

JULIAN ASSANGE LLEGÓ A UN ACUERDO CON EL GOBIERNO DE EE.UU: SE DECLARÓ CULPABLE PERO QUEDARÁ EN LIBERTAD

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, se declarará culpable de un delito grave en un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos que le librará de la cárcel y resolverá una larga saga legal que se extendió por varios continentes y se centró en la publicación de una gran cantidad de documentos clasificados, según documentos judiciales presentados a última hora del lunes.

 “Julian Assange está libre. Ha abandonado la prisión de máxima seguridad de Belmarsh en la mañana del 24 de junio, tras haber pasado allí 1.901 días. El Tribunal Superior de Londres le ha concedido la libertad bajo fianza y ha sido puesto en libertad en el aeropuerto de Stansted por la tarde, donde embarcó en un avión y ha partido de Reino Unido”, reza un comunicado de Wikileaks publicado en su cuenta de la red social X.

Está previsto que Assange comparezca ante el tribunal federal de las Islas Marianas, una mancomunidad estadounidense situada en el Pacífico occidental, para declararse culpable de un cargo de la Ley de Espionaje por conspirar para obtener y difundir ilegalmente información clasificada de defensa nacional, según informó el Departamento de Justicia en una carta presentada ante el tribunal.

La declaración de culpabilidad, que debe ser aprobada por un juez, pone fin de forma abrupta a un caso penal de intriga internacional. Los investigadores han afirmado en repetidas ocasiones que sus acciones infringieron leyes destinadas a proteger información sensible y pusieron en peligro la seguridad nacional del país, mientras que muchos defensores de la libertad de prensa que afirmaban que actuaba como periodista para sacar a la luz las irregularidades de distintos gobiernos.

Se espera que regrese a Australia tras su declaración de culpabilidad y la sentencia, prevista para el miércoles por la mañana, hora local, en Saipán, la mayor isla de las Marianas. La vista se celebrará allí debido a la oposición de Assange a viajar al territorio continental de Estados Unidos y a la proximidad del tribunal a Australia.

El acuerdo garantiza que Assange admitirá su culpabilidad, al tiempo que le libra de cualquier pena de prisión adicional. Ha pasado años escondido en la embajada de Ecuador en Londres después de que las autoridades suecas pidieran su detención por acusaciones de violación antes de ser encerrado en el Reino Unido.

Los fiscales han acordado una condena de los cinco años que Assange ya ha pasado en una prisión británica de alta seguridad mientras lucha por evitar su extradición a Estados Unidos para hacer frente a los cargos, un proceso que se ha desarrollado en una serie de vistas en Londres. El mes pasado, ganó el derecho a apelar una orden de extradición después de que sus abogados argumentaran que el gobierno de Estados Unidos proporcionó garantías “manifiestamente inadecuadas” de que tendría las mismas protecciones de libertad de expresión que un ciudadano estadounidense si era extraditado desde Gran Bretaña.

Se espera que regrese a Australia tras su declaración de culpabilidad y sentencia, que está prevista para el miércoles por la mañana, hora local, en Saipán, la mayor isla de las Marianas.

Entre los archivos publicados por WikiLeaks figuraba un vídeo de un ataque con helicópteros Apache perpetrado en 2007 por las fuerzas estadounidenses en Bagdad (Irak), en el que murieron 11 personas, entre ellas dos periodistas de la agencia Reuters.

Pero su reputación también se vio empañada por acusaciones de violación, que él ha negado.

La acusación del Departamento de Justicia desvelada en 2019 acusaba a Assange de alentar y ayudar a la analista de inteligencia del Ejército estadounidense Chelsea Manning a robar cables diplomáticos y archivos militares que WikiLeaks publicó en 2010. Los fiscales habían acusado a Assange de dañar la seguridad nacional al publicar documentos que perjudicaban a Estados Unidos y sus aliados y ayudaban a sus adversarios.

El caso fue criticado por los defensores de la prensa y los partidarios de Assange. Los fiscales federales defendieron que se trataba de una conducta que iba mucho más allá de la de un periodista que recaba información, y que equivalía a un intento de solicitar, robar y publicar indiscriminadamente documentos clasificados del gobierno. Se interpuso a pesar de que el Departamento de Justicia de la administración Obama había pasado de procesarlo años antes.

El acuerdo de culpabilidad se produce meses después de que elpresidente Joe Biden dijera que estaba estudiando una petición de Australia para que Estados Unidos renunciara a procesar a Assange.

Manning fue condenado a 35 años de prisión tras ser declarado culpable de violar la Ley de Espionaje y otros delitos por filtrar documentos clasificados del gobierno y militares a WikiLeaks. El presidente Barack Obama conmutó su sentencia en 2017, permitiendo su liberación tras unos siete años entre rejas.Assange saltó a los titulares en 2016 después de que su sitio web publicara correos electrónicos demócratas que, según los fiscales, fueron robados por agentes de inteligencia rusos.

Nunca fue acusado en la investigación sobre Rusia del abogado especial Robert Mueller, pero la investigación dejó al descubierto con todo detalle el papel que desempeñó la operación de pirateo en la interferencia en las elecciones de ese año en nombre del entonces candidato republicano Donald Trump.

Tras la publicación de los documentos en 2010, funcionarios del Departamento de Justicia barajaron la posibilidad de presentar cargos contra Assange, pero no estaban seguros de que el caso se mantuviera en los tribunales y les preocupaba que pudiera ser difícil justificar su procesamiento por actos similares a los de un periodista convencional.

Sin embargo, la postura cambió en la administración Trump, y en 2017 el ex fiscal general Jeff Sessions consideró prioritaria la detención de Assange.

La familia y los partidarios de Assange han dicho que su salud física y mental se ha resentido durante más de una década de batallas legales, que incluyen siete años pasados dentro de la Embajada de Ecuador en Londres.

Assange se refugió en la Embajada de Ecuador en Londres en 2012 y se le concedió asilo político después de que los tribunales de Inglaterra dictaminaran que debía ser extraditado a Suecia en el marco de una investigación por violación en el país escandinavo. Fue detenido por la policía británica después de que el gobierno de Ecuador le retirara el estatus de asilado en 2019 y luego encarcelado por saltarse la fianza cuando se refugió por primera vez dentro de la embajada.

Aunque Suecia acabó retirando la investigación por delitos sexuales porque había transcurrido mucho tiempo, Assange ha permanecido en la prisión londinense de alta seguridad de Belmarsh durante la batalla por la extradición con Estados Unidos.

 

 

 

 

 

 

About Author