20 julio, 2024

VENTA DE LA CASA DE SAN LUIS: ¿NEGACIONISMO O PENSAMIENTO ÚNICO?

Por Bartolomé Abdala *

El escritor checo Milan Kundera decía: “Para liquidar a los pueblos, se comienza por privarlos de la memoria”. Si algo nos destaca a los sanluiseños es no perder la memoria y defender todo intento de querer borrar nuestro patrimonio histórico y cultural, que evidencia todos los rasgos de lo que fue el proceso de prosperidad e identidad de la historia reciente de nuestra Provincia.

Hago esta reflexión, encendiendo una luz de ALERTA sobre la decisión que ha tomado el Gobierno de San Luis pretendiendo desprenderse de la Casa de la Provincia en la Ciudad de Buenos Aires. Esta determinación se hace sin tasación previa, de manera inconsulta, arbitraria, unilateral y poco clara. Es sobre todo inentendible para quienes llevamos sangre sanluiseña en nuestras venas y conocemos el esfuerzo, el proceso y el aporte del pueblo de San Luis para lograr en la década del ‘80 un sitio que nos contenga e identifique. Un espacio fuera de nuestro territorio, pero ubicado estratégicamente en el centro de las finanzas, para atraer inversiones y para promocionar nuestro turismo. Un hogar de contención para nuestros vecinos que viajan por inconvenientes de salud, una referencia para nuestros coterráneos residentes en Buenos Aires o una vidriera para que nuestros artistas puedan exhibir y presentar sus obras.

He leído con sorpresa, pero sin asombro, la teoría de defensa del actual Escribano de Gobierno de San Luis, quien asegura que no ha sucedido ningún acto significativo durante los últimos 40 años democráticos en la Casa de la Provincia. En primer lugar, espero que no sea un nuevo intento de privarnos de la memoria común por parte de un gobierno. En todo caso, si se tratase de una falta de memoria del escribano, espero que mediante la presente la recupere. El intelecto del funcionario es de nula objetividad desde el momento en que asume su cargo. En segundo lugar, y mucho más importante, creo que hay que saber de dónde venimos, para valorar lo que tenemos y así poder proyectar nuestro futuro. Esta casa fue testigo de la Revolución Industrial de los ‘80, del posicionamiento turístico de San Luis “Otro País” en el 2001 y el lanzamiento de la Ley de Cine, entre innumerables políticas públicas que aportaron al proceso de prosperidad, bienestar, desarrollo y crecimiento que nos ha distinguido en las últimas cuatro décadas democráticas. El desamor y dejadez hacia la Casa de San Luis de las gestiones pasada y actual no hacen sino demostrar la falta de eficacia y eficiencia en la construcción de políticas prósperas para nuestra provincia.

Luego, y reflexionando sobre los alcances de las normas citadas por el escribano, resalto que las mismas también especifican la creación de Comisiones integradas por expertos para que asesoren y opinen sobre los bienes culturales. Pregunto entonces ¡¿A quién pidió asesoramiento el Gobierno de San Luis?! ¿A quién consultó? ¿Escuchó la opinión autorizada y de público conocimiento de personalidades calificadas como la historiadora Leticia Maqueda, la Junta de Historia de San Luis o la Asociación Pircas, quienes han expresado su negativa a que la Provincia se desprenda de semejante Patrimonio de nuestra historia, enmascarado en la necesidad de poner en valor el hospital de Villa Mercedes?.

Entonces, ¿estamos hablando de un capricho o algo más? Todo gobierno debe garantizar la transparencia en su proceder y debe asegurar a sus ciudadanos la posibilidad de poder expresarse sobre las políticas que se implementan. Es por ello que en mi carácter de representante del Pueblo de San Luis, y también como sanluiseño orgulloso del suelo en el que nací, propongo se congele el “Pensamiento Único” y se avance en una consulta popular y democrática para que el pueblo se exprese en un mecanismo de participación ciudadana; y que la misma se realice de manera conjunta con las elecciones del próximo año para evitar una erogación extra a la Provincia y se respete la decisión de las mayorías. Estamos rifando nuestro patrimonio, regalando un verdadero palacio de inconmensurable valor estético y arquitectónico a cambio de 4 paredes de durlock, esferas de vidrio y alfombras baratas.

“Que no nos priven la Memoria”

* Senador Nacional por San Luis

 

 

 

About Author