20 julio, 2024

EL DÓLAR LIBRE, OTRA VEZ EN NIVEL RÉCORD: 5 CAUSAS QUE ORIGINARON LA SUBA Y LA TENSIÓN EN LOS MERCADOS

La cotización alternativa se vendió a $1.430, un nuevo máximo nominal. En poco más de dos meses acumula una ganancia de 37%, muy por encima de la inflación. También operan en alza los dólares bursátiles.

Después de las importantes subas de mayo y junio, cuando el dólar libre le ganó ampliamente a la inflación, el “blue” retoma en julio una tendencia que vuelve a preocupar por la magnitud pues registra nuevos precios récord.

El dólar libre acumula desde el cierre de abril un aumento de 390 pesos o un 37,5%, una tasa muy superior a la inflación del período, que rompió con la tendencia de atraso relativo que había exhibido en los primeros cinco meses de gestión del libertario Javier Milei.

Ya que la aceleración de los dólares alternativos –libre y bursátiles– va por su tercer mes consecutivo, esto quiere decir que son varias las razones que los impulsan, algunas recientes y otras que vienen desde las semanas anteriores.

CAUSAS DE LA SUBA

La más evidente y contundente es la baja de la tasa de interés para colocaciones en pesos. Los plazos fijos pasaron a rendir en el promedio de bancos cerca de 30% nominal anual, en torno al 2,5% de tasa efectiva mensual que, hoy por hoy, es la mitad de la inflación. Menos incentivo para quedarse invertido en pesos empuja a una mayor demanda de divisas por las vías alternativas.

Crece la oferta monetaria: hay más pesos en circulación y, como es habitual, una parte se canaliza hacia la demanda de dólares. La Base Monetaria -la cantidad de dinero con la que funciona la economía- alcanzaba los $15 billones al cierre de abril; el 26 de junio alcanzaba los $18,6 billones, esto es un aumento de 24% en poco más de dos meses. En tanto, la circulación monetaria –principal componente de la Base: por efectivo, cuentas a la vista y billeteras virtuales– totalizaba $8,93 billones al cierre de abril y $12,28 billones el 27 de junio, esto es +37,4%, prácticamente lo que subió el libre.

El atraso relativo, por supuesto, también pesa. Hay que recordar que desde que asumió Milei, los dólares alternativos aumentaron en un rango del 40% al 44.4% –el dólar libre costaba $990 el 7 de diciembre–, mientras que la inflación acumulada en siete meses fue de un 126% estimado. Dada cierta recomposición reciente de los salarios y el cobro del medio aguinaldo, esta percepción de un dólar que se venía quedando rezagado respecto del resto de los precios pudo presionar la demanda de divisas.

La debilidad de las reservas tampoco puede obviarse: los activos brutos del BCRA se vienen estancando debajo de los USD 30.000 millones hace dos meses, mientras que las reservas netas –descontados depósitos privados y préstamos– son prácticamente neutras. Los agentes financieros tienen muy en cuenta la fortaleza del “poder de fuego” del Central para intervenir en el mercado de cambios y la reciente debilidad es factor suficiente para impulsar a los dólares bursátiles, también con precios récord hoy por encima de los 1.430 pesos.

Se aplaza la eliminación del “cepo” y eso refuerza los negocios en el mercado paralelo, pues empieza a imponerse la visión de que no habrá unificación cambiaria antes de 2025. Además la dilación en levantar los controles crea incertidumbre acerca de la sustentabilidad del nivel presente del tipo de cambio oficial, lo que termina justificando pagar un precio 55% más alto -dada la brecha-, que con un horizonte de corto plazo sin cepo luciría excesivamente caro.

 

 

 

About Author