24 abril, 2024

AQUÍ MUERTOS DE FRÍO, EN OTRAS PARTES DEL MUNDO TEMPERATURAS INFERNALES

Advierten que las temperaturas mundiales rondan máximos históricos. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, alertó acerca de la difícil situación.

Las temperaturas mundiales se disparaban hasta alcanzar máximos históricos, mientras que los dos mayores emisores de carbono del mundo, Estados Unidos y China, intentaban este lunes reavivar las conversaciones sobre el cambio climático.

Los científicos afirman que el objetivo de mantener el calentamiento global en 1,5 grados Celsius respecto a los niveles preindustriales está cada vez más lejos. Sanbao, una remota localidad del árido noroeste de China, registró un récord nacional de 52,2 grados centígrados.

En Europa, los incendios forestales causaron estragos antes de la segunda ola de calor en dos semanas, que iba a elevar las temperaturas hasta los 48 grados.

Asimismo, casi una cuarta parte de la población de Estados Unidos estaba bajo aviso de calor extremo, debido a una cúpula de calor que se asentó sobre los estados del oeste.

“En muchas partes del mundo se prevé que hoy sea el día más caluroso jamás registrado. La #CrisisClimática no es una advertencia. Está ocurriendo. Insto a los líderes mundiales a ACTUAR ya”, tuiteó Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud.

Antes de reunirse con su homólogo chino, Xie Zhenhua, en Pekín, el enviado estadounidense para el clima, John Kerry, instó a China a asociarse con Estados Unidos para reducir las emisiones de metano y la energía procedente del carbón.

Las prolongadas altas temperaturas en China amenazan las redes eléctricas y los cultivos, y hacen temer que se repita la sequía del año pasado, la más grave de los últimos 60 años.

PANORAMA GLOBAL

Decenas de millones de personas soportaron este domingo una persistente ola de calor en el hemisferio norte, con temperaturas extremas en Estados Unidos, Europa y Asia, en una nueva ilustración de los efectos del calentamiento global.

En Europa, donde el calentamiento progresa el doble de rápido que la media mundial, según los expertos, varios países registraron temperaturas extremas que superaron los 38 grados.

En Italia, 16 ciudades están en alerta roja, con máximas de hasta 36 y 37 ºC. Pese a ello, unos 15.000 peregrinos y turistas, según la gendarmería vaticana, se congregaron en la plaza de San Pedro para asistir al mediodía a la tradicional oración del Angelus del papa Francisco.

Estados Unidos no se libra y espera una ola de calor “extremadamente peligrosa” de California a Texas, según el Servicio Meteorológico Nacional norteamericano (NWS). En el Valle de la Muerte, en California, el termómetro llegó escaló hasta 51° C y este domingo se esperan hasta 54 grados.

Además de las altas temperaturas, el sur de California sufre violentos incendios que ya quemaron 1.214 hectáreas. Al norte de Filadelfia, en Pensilvania, una breve inundación dejó tres muertos el sábado y cuatro personas siguen desaparecidas, indicaron los bomberos.

En Canadá ardieron ya este año más de 10 millones de hectáreas, un balance muy superior a lo que el país vivió en el pasado. El balance sigue siendo provisional, con más de 900 fuegos activos en todo el país, de los cuales 570 están fuera de control, según el Centro Interservicios de Incendios Forestales (CIFFC, por sus siglas en inglés).

En Japón, las autoridades emitieron una alerta por golpe de calor en 20 de las 47 prefecturas del país, con temperaturas cercanas a los 40 grados. La ola de calor afecta el este y el suroeste del archipiélago nipón, en tanto que otras sufren lluvias torrenciales que dejaron al menos ocho víctimas en los últimos días.

China, a su vez, emitió varias alertas por altas temperaturas y advirtió que estas podrían alcanzar máximas de hasta 45 grados en la región de Xinjiang (nordeste), parcialmente desértica, y 39º C en la región meridional de Guangxi.

En Canadá, que sufre temperaturas cálidas combinadas con meses de precipitaciones por debajo del promedio, la cantidad de tierra quemada por devastadores incendios forestales en lo que va de 2023 subió a un máximo histórico de 10 millones de hectáreas el sábado. “Nos encontramos este año con cifras peores que nuestros escenarios más pesimistas”, dijo a la AFP Yan Boulanger, investigador del Ministerio de Recursos Naturales de Canadá.

El calor es uno de los fenómenos meteorológicos más mortíferos, recordó recientemente la Organización Meteorológica Mundial. El verano pasado, solo en Europa, las altas temperaturas causaron más de 60.000 muertes, según un estudio reciente. Si bien puede ser difícil atribuir un evento meteorológico en particular al cambio climático, los científicos insisten en que el calentamiento global relacionado con el hombre es responsable de la multiplicación e intensificación de las olas de calor.

España se encontraba el domingo a las puertas de una nueva ola de calor, breve, eso sí, tras haber dejado atrás una semana sofocante cuyas consecuencias se sienten aún en la isla canaria de La Palma, donde un incendio quemó este fin de semana unas 5.000 hectáreas y obligó a evacuar a 4.000 personas. Se trata de la misma isla, frente a la costa noroccidental de África, ya sufrió las consecuencias devastadoras de la erupción de un volcán a fines de 2021.

La agencia meteorológica española (Aemet) emitió avisos naranja por altas temperaturas (38 a 42º C) en amplias zonas de la Península Ibérica y las islas Baleares el lunes, además de aviso rojo (peligro extremo), también el lunes, en zonas de Andalucía y el martes en Aragón, Cataluña y Mallorca (42 a 44º C).

La temperatura volvió a subir en Italia, sin disuadir a los turistas de visitar playas, museos y lugares históricos. Dieciséis grandes ciudades están en alerta roja, incluyendo Bolonia, Florencia, Roma, Cagliari y Palermo con temperaturas de 35/36º C a la sombra y 40º C al sol.

En Roma, rebautizada “ciudad infernal” por la prensa, el termómetro registraba 34º C y podría llegar a los 40º el lunes y a 42º-43º el martes, rompiendo el récord de 40,5º, en 2007. En el zoológico, el personal comenzó a alimentar a los animales con frutas heladas. Los visitantes vieron a un hipopótamo comiendo rodajas de sandía y a un lémur lamiendo fruta para calmar la sed.

El Centro Meteorológico Italiano (CMI) habla de “la ola de calor más intensa del verano, pero también una de las más intensas de todos los tiempos” en el país

Las olas de calor ocurren con mayor frecuencia e intensidad en las principales ciudades de EE.UU., según la Agencia Federal de Protección Ambiental, con una frecuencia de seis por año durante las décadas de 2010 y 2020 en comparación con dos por año durante la década de 1960. “Esta ola de calor NO es el calor típico del desierto”, tuiteó el NWS, especificando que “su larga duración, temperaturas diurnas extremas y noches cálidas” eran inusuales.

Las autoridades están haciendo advertencias desde hace días, aconsejando a las personas que eviten las actividades al aire libre durante el día y que eviten la deshidratación, que puede volverse fatal rápidamente con tales temperaturas.

About Author