22 abril, 2024

NAUFRAGÓ CON SU PERRA DURANTE DOS MESES: SE ALIMENTÓ DE PESCADO CRUDO Y AGUA DE LLUVIA

El hombre de 54 años fue hallado por un buque pesquero semanas después de que un intensa tormenta arruinara su embarcación. Viajaba de México hacia la Polinesia francesa.

Luego de haber estado dos meses naufragando en las aguas del océano Pacífico, un ciudadano australiano fue rescatado junto a su perra por un buque atunero. El marinero de 54 años había partido desde el estado mexicano de Baja California hacia la Polinesia Francesa pero una fuerte tormento lo dejó a la deriva.

El hombre fue identificado como Timothy “Tim” Lyndsay Shaddock, un habitante de Sidney. Zarpó desde la ciudad de La Paz, en México, con su perra Bella hacia la colectividad francesa de ultramar en abril, pero su catamarán “Aloha Toa” se averió unas semanas después.

“He pasado por una prueba muy difícil en el mar”, dijo Shaddock al canal australiano Nine News después de ser rescatado y luego de sobrevivir a base de pescado crudo y agua de lluvia.

EL RESCATE DE SHADDOCK Y SU PERRA

Grupomar, dueña del buque atunero que localizó al náufrago y a su perrita “Bella” a bordo de la embarcación en alta mar informó que el australiano “se encontraba a más de 1.200 millas de tierra” (más de 1.900 kilómetros). Además, indicaron que llevaron a “Tim” al puerto mexicano de Manzanillo.

La tripulación estaba al mando del capitán Óscar Meza Oregón, que luego de localizar a Shaddock pidió resguardar a él y su mascota en el navío. En imágenes divulgadas por la empresa, el marinero aparece con una barba tupida y el pelo crecido, el rostro demacrado y su cuerpo delgado vistiendo un chaleco salvavidas color naranja.

“Solo necesito un poco de descanso y buena comida porque he estado solo en el mar por mucho tiempo. Salvo eso, estoy en buen estado de salud”, dijo el hombre al mencionado medio.

Poco después de su rescate, la prensa difundió algunas fotos de Shaddock donde se lo ve feliz y con un monitor de presión arterial en el brazo. El chequeo médico fue realizado por el doctor a bordo del buque, que indicó que Shaddock mostraba “señales vitales normales” aunque presentaba síntomas de deshidratación.

La compañía pesquera señaló que fue la experiencia de la tripulación del buque, lo que ayudó a que “pudiera ser rescatado sano y salvo”. Tras el hecho, Grupomar llamó a las autoridades y coordinó el protocolo correspondiente con la Secretaría de Marina (Semar) y la Embajada de Australia y así iniciar el regreso del hombre a su país de origen.

CÓMO SOBREVIVIERON TIM Y BELLA

Las complicaciones climáticas cambiaron el viaje de 6.000 kilómetros que el marinero había planificado. A casi un mes de haber zarpado, él y su acompañante canina fueron alcanzados por una tormenta que destruyó sus dispositivos electrónicos y lo dejó incomunicado.

Tim pudo sobrevivir y ayudar a Bella durante los dos meses a la deriva y sin rumbo en el agua ya que tanto él como su perrita se alimentaron de pescado crudo y bebieron agua de lluvia.

“Las posibilidades de que alguien sea encontrado son bastante escasas”, así que la compañía es un aspecto crucial, comentó el profesor de fisiología Mike Tipton, de la Universidad de Portsmouth, al medio australiano Weekend Today.

El especialista subrayó que las quemaduras por el sol pudieron haber afectado enormemente la salud del náufrago, así como su capacidad para regular la temperatura corporal, ya que era posible que perdiera hasta uno o dos litros de agua por hora a través del sudor. “Si descansas y te mantienes fresco, puedes salirte con la tuya con menos de 110 a 220 mililitros de agua al día”, añadió.

En tanto, Shaddock comentó que su perra fue indispensable para ayudarlo a sobrevivir. “Bella me encontró en medio de México. Quise encontrarle un hogar tres veces pero siempre siguió regresando a mí. Mi estado de ánimo en el medio del mar se mantuvo gracias a ella, es más valiente que yo”, cerró.

 

About Author