22 julio, 2024

“NO HAY BOLSILLO QUE ALCANCE”, EXPRESÓ GARCÍA CUERVA EN LA HOMILÍA POR SAN CAYETANO

En el marco de la misa principal por San Cayetano y a pocos días de las elecciones PASO, el Arzobispo de Buenos Aires, Jorge García Cuerva, exhortó hoy a los feligreses a no conformarse con lo que tienen y a pedir por más pan y más trabajo.

“Por más que muchos tienen trabajo no alcanza, no hay bolsillo que alcance”, enfatizó el Arzobispo al remarcar que si bien el índice de desempleo del primer trimestre, que llegó al 6,9%, puede ser más bajo que en otros períodos “no hay que conformarse”.

La de hoy, fue la primera celebración masiva que García Cuerva ofició en un santuario luego de su asunción en el cargo, el 15 de julio. Ese día presidió una misa frente a la Plaza Mayo, a la que asistieron el presidente Alberto Fernández, parte del gabinete nacional y autoridades porteñas.

“Soñemos con más y mejor trabajo para todos y todas porque no existe peor pobreza que aquella que priva del trabajo y de la dignidad del trabajo a su pueblo”, señaló este lunes frente a una multitud que se agolpó en las puertas del Santuario de Liniers para escuchar su homilía.

Luego, puso como ejemplo a aquellas personas que “trabajan en negro” (como los cuidadores de enfermos o los recicladores urbanos) y que pasan muchas horas fueras de sus casas para llevar el pan a la mesa. “Cuántos hermanos viven situaciones de precariedad: trabajo mal pago, trabajo en negro, trabajo esclavo que aleja de familiares y amigos; y donde, además, lo que te llevas al bolsillo se lo come la maldita inflación”.

En ese contexto, García Cuerva le pidió a San Cayetano “un trabajo digno y bien remunerado” para todos los argentinos. Y agregó: “También le pedimos paz para nuestro pueblo atravesado por la violencia de la inseguridad social y económica; la inseguridad de no tener un futuro alentador, ni esperanzas para los hijos y nietos. Le pedimos políticas públicas que reconozcan el esfuerzo y la actividad de tantos hermanos que se desloman todos”.

Insistió en que los fieles le pidan por más y mejor pan a San Cayetano. “Aunque muchos tienen trabajo, no alcanza. Los alimentos, como todo, aumentan, y como decía mi abuelo: ‘No hay bolsillo que alcance’. Y le pedimos a San Cayetano, mejor pan, porque tampoco nos podemos resignar a que nuestros chicos y familias más pobres vivan a polenta, fideos y arroz.

Ante de finalizar su discurso, parafraseó al Papa Francisco y exigió que se hagan realidad sus deseos: “Dijo que en una sociedad desarrollada, el trabajo es una dimensión irremediable de la vida social ya que no es un modo para ganarse el pan sino también un cauce para el crecimiento personal para establecer relaciones sana, establecerse a si mismo, para compartir dones y vivir como pueblo”.

About Author