24 julio, 2024

EMOTIVO TRIBUTO EN JUSTO DARACT EN EL TRADICIONAL HOMENAJE A JOSÉ DE SAN MARTÍN

El jueves por la tarde, un espectáculo lleno de color y tradición se desplegó en la Avenida Hipólito Yrigoyen, circundando la Plaza San Martín, cuando los habitantes locales y grupos gauchescos se unieron en un vibrante desfile. Con ansias palpables, las familias se sumaron al paso de las distintas instituciones.

La jornada, largamente esperada por la comunidad, se inició temprano, incluso a pesar del frío, con los preparativos para rendir homenaje al Padre de la Patria. Como ya es costumbre, los vecinos aplaudieron con fervor a los centros educativos, grupos sociales, equipos deportivos y expresiones artísticas que recorrieron las principales arterias de la urbe.

La apertura del desfile estuvo a cargo del Centro Tradicionalista Gaucho “Franco C. Sombra” de Justo Daract. El líder de la agrupación, Ismael Sombra, emocionado, compartió su felicidad por participar en este evento: “Hace doce años que fundamos esta asociación, que en la actualidad cuenta con 25 miembros de todas las edades”. Para Ismael, uno de los veteranos del grupo, el día es sumamente especial, ya que desfila junto a su agrupación mientras recuerda a su hijo, quien tendrá en esa misma fecha. “Es una emoción profunda estar en nuestro pueblo, en un grupo de gauchos que se esfuerza por preservar esta valiosa tradición”, manifestó con sinceridad.

Diana Centeno, vecina de Justo Daract, asistió con su bebé para observar a su hijo, quien asiste al jardín de infantes de 4 años. “Para los niños, es extremadamente importante experimentar este desfile con su escuela. Cuando somos jóvenes, quizás no le damos la debida importancia, pero con el tiempo comprendemos el valor de esta celebración”, reflexionó la vecina con sensatez.

La magnitud del evento trascendió las fronteras de la ciudad, atrayendo a visitantes de los alrededores, como Carmen Barzola de Villa Mercedes, quien irradió orgullo por su nieto que participó en el desfile como parte de la Policía. “Siempre estoy presente en los desfiles. A mis 63 años, traje a mi nieto más pequeño para que también sea testigo y aprenda de esta experiencia”, compartió con alegría.

La jornada de tradición y unidad, marcada por el calor de la comunidad, dejó huellas imborrables en los corazones de quienes participaron y presenciaron el desfile en honor a la historia y la identidad de la región.

About Author