24 abril, 2024

DESMIENTEN LOS DATOS QUE DIO MILEI AL COMPARAR EL CONICET CON LA NASA

Según el ranking SCImago 2023, que evalúa entre otras cosas la productividad científica dentro de la categoría de organismos gubernamentales, el Conicet aparece en el puesto 22 y la NASA en el 28, entre más de 1.700 instituciones del mundo evaluadas.

Esto es así a pesar de que en la Argentina el Conicet tiene un presupuesto en dólares 72 veces menor al de la NASA y que el Estado nacional destina menos recursos sobre el PBI que el Gobierno de los Estados Unidos.

Además, no es correcto comparar en términos de cantidad de personal al Conicet con la NASA, ya que ambos organismos no tienen las mismas finalidades y funciones. El equivalente argentino de la NASA es la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), que está conformada por 288 personas.

El miércoles pasado, en el programa “A Dos Voces” del canal Todo Noticias (TN), el candidato presidencial Javier Milei (La Libertad Avanza) cuestionó la productividad del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), aseguró que “como existe hoy hay que cerrarlo” y dijo: “El Conicet hoy tiene 35 mil personas. La NASA tiene 17 mil. Me parece que el Conicet no produce en línea con lo que produce la NASA. O sea, la productividad del Conicet es bastante cuestionable. La NASA, digamos, me parece que produce un poquito más”.

Sin embargo, esto es falso. En el SCImago Institutions Ranking 2023 (SIR, por sus siglas en inglés) -uno de los más prestigiosos rankings del mundo centrados específicamente en la evaluación de la productividad científica de las instituciones-, dentro de la categoría de organismos gubernamentales, el Conicet aparece en el puesto 22 y la NASA en el 28, entre más de 1.700 instituciones.

Esto es así a pesar de que en la Argentina el Conicet tiene un presupuesto en dólares 72 veces menor al de la NASA, y que el Estado nacional destina menos recursos sobre el PBI que el Gobierno de los Estados Unidos.

Qué dicen los datos respecto a la inversión en investigación y desarrollo y a la productividad de los científicos:

Los números están lejos de sostener el argumento de Milei sobre la productividad del sector científico. En primer lugar, la NASA tiene un presupuesto anual de US$ 23.200 millones (2021). En cambio, el presupuesto 2023 del Conicet asciende a $ 111.707 millones (US$ 319 millones al dólar oficial y US$ 169,88 millones al dólar MEP).

Además, de acuerdo con un análisis del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación en base a datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y de la Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología (2020), la Argentina (0,31%) tiene una menor participación porcentual de la inversión en investigación y desarrollo financiada por el sector público respecto del Producto Bruto Interno (PBI) que los Estados Unidos (0,68%).

Si se analiza la inversión total en investigación y desarrollo respecto del PBI, en la Argentina representa el 0,52% y en los Estados Unidos 3,45%. Israel encabeza el ranking con una inversión del 5,44% de su PBI, seguido por Corea (4,81%).

Por otro lado, en el SIR, dentro de la categoría de organismos gubernamentales, el Conicet aparece en el puesto 22 entre más de 1.700 instituciones rankeadas. En ese mismo ranking, la NASA, el organismo citado por Milei, aparece en el puesto 28.

Encabeza el ranking la Academia China de las Ciencias, el Ministerio de Educación de la República Popular China, el Centro Nacional de Investigación Científica de Francia y la Academia de Ciencias de Rusia. También en el ranking aparecen antes del Conicet, 2 instituciones de los Estados Unidos: el Centro Nacional para la Información Biotecnológica y el Joint BioEnergy Institute, que depende del Departamento de Energía.

Vale aclarar que el SIR es un ranking de instituciones de educación superior y centros de investigación que se realiza desde 2009 utilizando como fuente la base de datos científica Scopus. El proceso de medición se realiza a partir de 17 indicadores que miden el total de publicaciones científicas, el factor de impacto, el liderazgo científico adquirido a nivel institucional y la colaboración internacional, entre otras variables.

En cuanto a las patentes -otro indicador cuantitativo utilizado habitualmente para medir la productividad científica de una institución-, actualmente el Conicet tiene 985 patentes activas y hay 55 empresas de base tecnológica que fueron creadas por investigadores del organismo y que crecieron por la inyección de capital privado, según datos del área de vinculación tecnológica del Conicet.

En tanto, la cartera de patentes de la NASA, administrada por el Programa de Transferencia de Tecnología de la agencia, incluye más de mil tecnologías en categorías como fabricación, óptica y sensores, y está disponible para uso industrial a través de acuerdos de licencia, según su sitio web.

La NASA no equivale al Conicet, sino a la CONAE

El candidato a presidente por La Libertad Avanza comparó al Conicet con la NASA de los Estados Unidos.

Sin embargo, esta comparación en cuanto a cantidad de personal es incorrecta, según los especialistas consultados por Chequeado: Roberto Salvarezza, ex ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación durante los 2 primeros años del gobierno de Alberto Fernandez (Frente de Todos) y actual presidente del directorio de la empresa Y-TEC, y Agustín Campero, ex secretario de Articulación Científico Tecnológica del ministerio durante el gobierno de Mauricio Macri (Cambiemos) y actual presidente de la Fundación Alem.

En primer lugar, la NASA de los Estados Unidos y el Conicet de la Argentina no tienen las mismas finalidades y funciones. La NASA “ayuda a entender y proteger el planeta, y explorar el universo”; esto es, se dedica a una temática específica: la aeronáutica y el espacio. De esta forma, la NASA equivale, en la Argentina, a la CONAE.

Este organismo fue el encargado de desarrollar, entre otras, las misiones satelitales Saocom de Observación de la Tierra con el lanzamiento de los satélites Saocom 1A, el 7 de octubre de 2018, y el Saocom 1B, el 30 de agosto de 2020. De hecho, la NASA y la CONAE firmaron recientemente un convenio de cooperación espacial internacional dentro del Programa Artemisa cuyo objetivo es llevar la próxima misión tripulada a la Luna y la primera a Marte.

En cambio, el Conicet “es el principal organismo dedicado a fomentar y financiar la investigación científica y tecnológica en la Argentina”, y fue creado por Decreto Ley N° 1291 el 5 de febrero de 1958. Su actividad se desarrolla en 4 grandes áreas del conocimiento: ciencias biológicas y de la salud, ciencias exactas y naturales, ciencias sociales y humanidades y ciencias agrarias, de ingeniería y de materiales.

Chequeado consultó al equipo de Prensa del candidato de La Libertad Avanza para saber qué dato había utilizado como fuente, pero al momento de la publicación de esta nota no había obtenido respuesta.

QUÉ CANTIDAD DE PERSONAL TIENE CADA ORGANISMO

Por otro lado, algunas de las cifras citadas por Milei también son incorrectas. Según el informe “Dotación de personal de la administración pública nacional, empresas y sociedades” del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) a junio de 2023 (últimos disponibles), el Conicet está conformado por 28.359 personas, no 35 mil como dijo el candidato.

En su web, se puede leer que, “actualmente, se desempeñan en el organismo más de 11.800 investigadores e investigadoras, más de 11.800 becarios y becarias de doctorado y postdoctorado, más de 2.900 técnicos, técnicas y profesionales de apoyo a la investigación y aproximadamente 1.500 administrativos y administrativas distribuidos a lo largo del país”.

Por su parte, la CONAE que, al igual que el Conicet, está bajo la órbita del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, está conformada por 288 personas, mientras que en su equivalente en los Estados Unidos, la NASA, trabajan cerca de 18 mil personas, de acuerdo con la propia página web de la Administración.

Allí también se detalla que la NASA “trabaja con más contratistas estadounidenses, académicos y socios comerciales e internacionales para explorar, descubrir y expandir el conocimiento en beneficio de la humanidad”. De hecho, desde el anuncio en 2004 del retiro de la flota de transbordadores espaciales, la NASA subcontrata diferentes empresas como SpaceX para, por ejemplo, llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional.

Además, los especialistas concuerdan que, para comparar los recursos humanos dedicados a investigación y desarrollo entre países, lo adecuado es utilizar el indicador “investigadores por cada mil integrantes de la población económicamente activa” (PEA); es decir, personas que trabajan o buscan empleo activamente.

Así, la Argentina tiene 3,01 investigadores/as en jornada completa cada mil integrantes de la PEA, mientras que los Estados Unidos tiene 9,62, según los últimos datos disponibles (2021) de la OCDE y RICYT.

Por lo tanto, lo que dijo Milei es falso. Según el ranking SCImago, que evalúa la productividad científica dentro la categoría de organismos gubernamentales, el Conicet aparece en el puesto 22 y la NASA en el 28, entre más de 1.700 instituciones del mundo evaluadas.

Esto es así a pesar de que en la Argentina el Conicet tiene un presupuesto en dólares 72 veces menor al de la NASA, y que el Estado nacional destina menos recursos sobre el PBI que el Gobierno de los Estados Unidos. Además, no es correcto comparar en términos de cantidad de personal al Conicet con la NASA, ya que ambos organismos no tienen las mismas finalidades y funciones. (Chequeado.com)

About Author