2 marzo, 2024

SE AGRAVA EL CONFLICTO EN L.V.15 POR EL DESPIDO DE MARIO DÍAZ

Lo que comenzó el mes pasado como una “advertencia”, al haber sido suspendido por 20 días sin goce de haberes, se transformó en un “despido con causa” del reconocido periodista Mario Díaz, de radio AM L.V. 15.

“Sí, me dejaron por debajo de la puerta de mi casa el acta de una escribana, donde se relatan las causas de mi despido”, reconoció a Apuntes de San Luis.

– ¿Se pueden conocer esas causas?

Mirá, cuando me suspendieron fue por publicar informaciones en otro medio, La Pedrera Noticias, que no es algo ilegal, porque nunca tuve contrato de exclusividad. Ahora, me despiden argumentando que yo he maltratado a mis compañeros de trabajo, los he insultado. Que incluso cierta vez me bajé los pantalones en la sala de locutores frente a una periodista amiga. Realmente es insólito.

– Bueh, tan amiga no debe ser …

– (Se ríe) No sé, a esta altura no sé qué pensar. ¿Vos me imaginás haciendo algo semejante? Digo amiga, porque hasta unos días antes que recibiera esta notificación nos estuvimos mensajeando por whatsapp y nos saludamos por el Día del Amigo, el 20 de julio. Mirá… (muestra los mensajes afectivos que intercambió con la compañera que lo denunció).

– De todos modos, una cosa así hay que demostrarla. No sé, a través de cámaras de vigilancia o testigos.

– No tienen nada. Y si alguien testificara, estaría mintiendo. Eso que dicen no existió, es un delirio.

– La verdad no lo entiendo. Tenés casi 30 años en la emisora, dijiste en otras declaraciones que nunca tuviste ni siquiera un llamado de atención, y ahora aparecés como un maltratador serial y poco menos que un violador …

– Yo sí lo entiendo, o creo entenderlo. Los nuevos dueños de este grupo empresario me querían despedir no sé por qué. Tal vez porque mi estilo editorial independiente no coincide con sus intereses políticos, no lo sé. Y con 30 años, indemnizarme les sale caro. Entonces me hacen esta cama para despedirme con causa.

– Sí, pero se prestan tus propios compañeros.

– Eso es lo que más me duele. Calculo que han sido presionados para testificar en mi contra, a cambio de mantener sus puestos de trabajo o conseguir laburo para sus familiares, como me llegó.

– ¿Considerás que este es un ataque a la libertad de expresión?

Creo que va más allá. Es un despido injustificado que contraviene toda la normativa laboral. Pero se inscribe en una metodología persecutoria que comenzó este grupo empresario a partir de adquirir el Grupo Ranquel. En radio L.V. 16 de Río Cuarto también hubo varios despidos y se produjeron movilizaciones, lo que pasa es que aquí nunca tuvimos un gremio consolidado que nos represente y nos defienda, porque salvo en unos pocos medios, en casi todos se trabaja en negro. Si no se hacen aportes patronales ni previsionales, mucho menos los dueños harían aportes sindicales… Entonces aunque alguna vez se intentó, nunca tuvimos un gremio fuerte que nos defienda de estos atropellos.

– ¿Cuáles son tus próximos pasos?

– Mirá, la vida sigue. Creo que la comunidad me conoce. Este tema ya está en manos de mi abogado. Por supuesto que rechazo todo lo que me están acusando e iremos a juicio. Veremos si mis “compañeros” se animan a decir las mismas mentiras que han dicho, cuando estén bajo juramento. Tendrán que demostrar cada una de estas infamias, salvo que les quede un poco de dignidad. Yo lo único que puedo decir es que esto que hoy me hacen a mí mañana se lo pueden hacer a alguno de ellos.

– ¿Algún nuevo proyecto periodístico?

Sí, ya estoy trabajando en una nueva radio, la 99,5 MHz, en un programa que se llama “Hoy por Hoy” y que hago de 17 a 19. Pero a partir de esta realidad que plantea mi despido de L.V. 15, estoy proyectando con otros amigos ampliar la programación, traer otros periodistas y seguir laburando en lo mío, el periodismo, que es mi pasión de toda la vida.

– Bueno Mario, qué decirte. Siento mucho esto que estás atravesando y espero tus cosas mejoren y te vaya de primera en tu nuevo proyecto.

Gracias Eduardo. ¿No querés que trabajemos juntos?

– Ja ja, no sé… Todo puede ser. La vida te da sorpresas, como esto que te pasa hoy a vos. Yo también soy optimista y cuando pasan estas cosas siempre pienso: No hay mal que por bien no venga, como dice el refrán.

 

 

 

About Author