22 mayo, 2024

EL OBISPO BARBA PIDIÓ NO DEJARSE GUIAR POR “LOS EGOISMOS Y LA MENTIRA”

La máxima autoridad de la iglesia puntana lo dijo en el contexto de la homilía que pronunció durante la celebración de homenaje a la patrona de Villa Mercedes, la Virgen de La Merced.

Este domingo por la mañana, gran cantidad de feligreses asistieron a la Iglesia Matriz para participar de la misa y procesión presidida por el obispo de San Luis, monseñor Gabriel Barba.

Entre otras autoridades, asistieron el intendente municipal Maximiliano Frontera y la secretaria General y de Cultura Silvina Galetto, el diputado nacional y gobernador electo Claudio Poggi, legisladores provinciales y municipales y representantes de las fuerzas vivas de Villa Mercedes.

El obispo afirmó que “perdemos la libertad cuando no nos dejamos guiar por Dios, cuando nos ganan las pasiones”

“La celebración de hoy es el origen del sentido de este pueblo, ahora ciudad, que se convoca bajo el cuidado y protección de María, desde siempre. La advocación de Nuestra Señora de la Merced nos habla esencialmente de libertad”, dijo.

En la homilía, Barba hizo particular referencia a la libertad como “una palabra importante”, y se refirió a la invitación “de ser hombres y mujeres libres” que no se dejen “guiar por los caminos que no son los de Dios, los egoísmos y la mentira”.

“Tenemos tantas tentaciones, permanentemente, caminos rápidos y fáciles. El camino de Jesús siempre va a estar marcado por la entrega, la renuncia y signado por la Cruz, por el respeto y la libertad. También por una santidad que no es fruto del esfuerzo solamente. La santidad la tenemos en la medida que dejemos que Dios obre por nosotros. Tomamos la fuerza desde la Cruz”, señaló Barba durante la misa que comenzó a las 11.

Destacó al mismo tiempo “la grandeza de María que dejó que Dios obrara” para cumplir con su voluntad.

“La Virgen María nos lleva a la libertad de las prisiones, de las personas que están en las cárceles, pero la prisión no solo es la cárcel, que por supuesto es un camino de suma dureza. Estar ahí es porque algo no funcionó. Pero no solo perdemos la libertad a través de las rejas, la perdemos cuando no nos dejamos guiar por Dios, cuando las pasiones nos ganan, cuando no somos capaces de perdonar, por motivos de venganza, cuando no ponemos a las personas como el centro de las cosas”, reflexionó el obispo.

Por otra parte destacó la “sana y buena costumbre” que perdura en San Luis de rezar el rosario a diario: “Se sigue recibiendo a María en casa, ella sigue estando con nosotros y María también, con una sana devoción, nos lleva permanentemente a Jesús y nos lleva por este camino de libertad del cristianismo que es el camino de santidad”.

Por último pidió a Nuestra Señora de la Merced “que bendiga todos los hogares del pueblo mercedino, renovando nuestra fe y confianza en Dios”.

“Que nos de la gracia de ser fieles hijos de Dios, para hacer entre todos un mundo más justo. Que María sea nuestra luz, guía y verdadero modelo de libertad con la que construimos nuestra sociedad”, finalizó.

Luego de la ceremonia, se realizó la tradicional procesión por las calles que rodean la Plaza Pedernera.

Con el cielo nublado, se acompañó a la imagen de la Virgen por el recorrido que partió desde la esquina de Pedernera y España hasta Buenos Aires, retomó la vuelta por Lavalle y finalmente dobló por España hasta su regreso a la Parroquia.

También participaron representantes de la V Brigada Aérea, Policía Federal, Policía provincial, Ex Combatientes de Malvinas, abanderados de escuelas, agrupaciones gauchas, feligreses y público.

En la vereda de la iglesia se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino. “Que la Virgen de la Merced bendiga a todas nuestras familias, bendiga a nuestro pueblo con la paz y la justicia”, expresó monseñor Barba para dar por concluida la fiesta patronal.

 

 

 

About Author