12 abril, 2024

“SOY SANTIAGO SCULLY (HIJO), TENGO CÁNCER… Y ESTA ES MI VIVENCIA”

El conocido comunicador de Villa Mercedes fue diagnosticado de esta enfermedad hace un año. Y resolvió hacer un posteo en el que anunció que comenzará a contar su experiencia, destinada a su entorno y a “una sociedad que no está preparada para contener a personas con enfermedades graves…”.

Las reacciones ante esta noticia son siempre diferentes. Muchos se deprimen, otros se fortalecen. Hay quienes se refugian en la religión, otros dejan de creer…

La publicación del Director de la FM Dr. Rock presenta un tono realista, evitando victimizarse. Más bien encarando racionalmente el abordaje de las implicancias familiares y sociales de esta afección, a manera de servicio al prójimo.

El posteo textual es el siguiente:

“Hola, soy Santiago Scully. Papá de Valkyria y Santino, comunicador social (trabajo en radio). Tengo 48 años y me considero una persona feliz… y hace un año me diagnosticaron cáncer…

La idea de esta primera publicación, de las que vendrán, de los videos que voy a hacer y de lo que escribiré, será contar mi experiencia como enfermo de cáncer, principalmente para otros enfermos de cáncer, para sus familias, sus amigos/as, su entorno y para una sociedad que no esta preparada para contener a personas con enfermedades graves y/o discapacitados.

Que siente, como vive, que necesita un paciente con cáncer. Como ayudar, como hablar (que decir y como), como actuar con un paciente con cáncer. Etc. Esta es una situación muy compleja, muy difícil, y de la que casi no se habla (y para eso estoy acá)

Soy Santiago Scully (hijo), tengo cáncer… y esta es mi vivencia:

El cáncer ya no es sinónimo de muerte, no es una sentencia de muerte (que es lo que primero pensamos cuando oímos esa palabra)…

Es una enfermedad más, con tratamientos, con muchas posibilidades de cura en algunos casos y en otros una excelente calidad de vida; todos sabemos que vamos a morir, y el diagnóstico de cáncer, hoy en día, no necesariamente nos acerca a ese final…

Lo primero que debemos hacer (nosotros y el entorno) es no usar el lenguaje bélico. Guerrero, luchador, batalla, pelea. No estamos en guerra contra el cáncer, no hay triunfadores ni perdedores ni victimas… estamos transitando un camino a favor de la salud, intentando curarnos. La medicina no tiene armas, tiene herramientas, tratamientos, posibilidades.

Más allá de lo físico, el cáncer puede provocar muchos sentimientos que pueden variar diariamente, a cada segundo.

Cada uno de nosotros transitará la enfermedad de la manera que podamos y no podemos compararnos unos con otros. Agobio, negación, enojo, temor, esperanza, estrés y ansiedad, tristeza y depresión, gratitud… y mas…

El cáncer causa efecto en el entorno social y vernos pareciera recordarles a los demás la posibilidad de la muerte propia de manera real y directa, poniendo al enfermo en un papel avergonzante, que avergüenza… tampoco queremos lástima de los demás, sí necesitamos amor, acompañamiento.

La vida pasa durante la enfermedad, sea cáncer o cualquier enfermedad crónica. No podemos dejar de vivir, de proyectar, de comprarnos cosas, de hacer.

El diagnóstico de cáncer debería servir para mejorar el modo en que vivíamos.

Podemos dejar de asociar al cáncer con la muerte y tomarlo como parte de la vida…”

About Author