22 mayo, 2024

HOMICIDIO DE JORGE ASHWORTH: SU HIJO CONTINUARÁ CON PRISIÓN PREVENTIVA

Así lo dispuso el Juez de Garantía, Matías Farinazzo Tempestini, a pedido de la Fiscalía. Pablo Ashworth continuará alojado en el Servicio Penitenciario Provincial por el término de 120 días, a la espera de la resolución procesal.

Muy a su pesar, Pablo Ashworth, el veterinario de 48 años señalado como presunto autor del homicidio de su padre Jorge “Teddy” Ashworth, en la zona rural de San Pablo, deberá continuar alojado en su nuevo domicilio .

Así lo ordenó el Juez de Garantía N°1 de la Tercera Circunscripción, Matías Farinazzo Tempestini, en la audiencia realizada este jueves 2 de noviembre al mediodía.

El pedido fue efectuado por la Fiscal de Instrucción, Débora Antonella Roy Gitto, quien asistió en compañía de su par, la fiscal adjunta Lorena Ohanian.

Al iniciar la audiencia, las fiscales fundamentaron la solicitud al afirmar que se daban todos los supuestos que determina el Código Procesal para requerir que el imputado continúe en prisión, particularmente, el peligro de entorpecimiento de la investigación y el riesgo para la integridad de la familia de la víctima.

Asimismo, informaron que, por la complejidad del caso, aún quedan evidencias por reunir, tales como algunos testimonios e informes de pericias, entre ellas, la requerida al Departamento de Delitos Complejos para el análisis de teléfonos móviles pertenecientes a personas allegadas al imputado, como así también, del teléfono encontrado en el vehículo de Ashworth padre.

Mediante videoconferencia, el imputado participó de la audiencia desde el Servicio Penitenciario.

Su abogado, Daniel Flores, se opuso al “pedido infundado de prórroga”, puesto que “vulnera los derechos establecidos en la Constitución Nacional”.

“Hace 4 meses nos juntamos en esta misma sala, expusieron la prisión preventiva pidiendo un lapso, el lapso máximo establecido en la provincia de San Luis y se otorgaron 120 días en los cuales, hasta este instante, la fiscalía sólo ha recolectado elementos que no hacen al hecho, ya que la misma fiscalía presentó pruebas que no tienen sustentabilidad para el pedido. No hay indicios para sostener la imputación, no hay aporte de ningún elemento probatorio. Seguimos estando con la misma cantidad de pruebas que no marcan nada, lo mismo que hace cuatro meses atrás. No hay nada nuevo para que mi defendido siga detenido”, recalcó.

Por todo lo expuesto, solicitó la pronta liberación de su representado y, en caso de tener que apelar la decisión del juez ante el Tribunal de Impugnaciones, requirió de forma subsidiaria que Ashworth cumpla la medida de coerción en el domicilio, con tobillera electrónica.

Al respecto, las representantes del Ministerio Fiscal respondieron que el plazo no es perentorio y que, por lo tanto, estaban habilitadas para pedir la prórroga.

Asimismo, mencionaron los informes psicológicos que obran en el expediente respecto del imputado, para dar cuenta del peligro que éste representaría para la familia de la víctima en caso de quedar en libertad.

Finalmente, aclararon que todas las pericias fueron solicitadas en tiempo y forma, y que no dependía del Ministerio Fiscal el tiempo que insuma efectuar las mismas.

La defensa contestó que las pericias psicológicas se realizaron sin la conformidad de su cliente, y requirió que tales manifestaciones no fueran tomadas en cuenta.

Dijo que tampoco era su culpa la demora en la realización de las pericias, y que los plazos son perentorios, más cuando se trata de la prisión preventiva.

Finalmente, reiteró el pedido de libertad de su defendido bajo cualquier tipo de caución.

En función de lo manifestado por las partes y constancias de la causa, el Juez hizo lugar al pedido de la fiscalía, ordenando la prórroga de la prisión preventiva por 120 días y concediendo el mismo término para concluir la investigación preparatoria.

Vencido ese plazo, el Ministerio Fiscal deberá informar si ha reunido elementos suficientes para formalizar la acusación en contra del imputado y peticionar que la causa sea elevada a juicio.

SOBRE EL CASO

El 4 de julio de este año, en un establecimiento rural ubicado entre San Pablo y Tilisarao, personal de bomberos fue alertado respecto de una camioneta que estaba en llamas en el ingreso de dicho campo. Tras sofocar el fuego, hallaron en su interior un cuerpo completamente calcinado. De la pesquisa forense, se determinó que se trataba de Jorge “Teddy” Ashworth, un reconocido veterinario de la zona.

Desde un primer momento, todas las sospechas recayeron sobre su hijo, Pablo Santiago Ashworth, de 48 años y de profesión veterinario al igual que su padre. De acuerdo al relato de testigos, la relación entre ellos era conflictiva e, incluso, Ashworth padre tenía intenciones de denunciarlo y solicitar una prohibición de acercamiento para resguardar su integridad y la de su familia.

El pasado 10 de julio, Pablo Ashworth fue formalmente imputado como presunto autor del delito de homicidio agravado por el vínculo, y trasladado al Servicio Penitenciario Provincial donde se encuentra cumpliendo prisión preventiva a la espera de la resolución procesal.

 

 

 

 

About Author