23 febrero, 2024

BULLRICH CONFIRMÓ QUE NO HABRÁ CAMBIOS EN EL DECRETO DE ALBERTO FERNÁNDEZ SOBRE LA CUSTODIA A EX PRESIDENTES

“Hubo una confusión entre lo que salió y lo que efectivamente se publicó”, dijo la ministra de Seguridad, quien días atrás había anunciado que derogaría la medida. Un papelón de la funcionaria.

El decreto de Alberto Fernández que reguló cómo debe ser la custodia de los ex presidentes continúa generando polémica. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, confirmó este viernes que la medida no será derogada pese a que ella había puesto lo contrario en un posteo de Twitter que luego fue borrado.

“El decreto es una formalidad de estructuras, no habla de Fernández, todo Presidente tiene que tener custodia del Estado y acá hubo una confusión entre lo que salió y lo que verdaderamente se publicó”, aseguró Bullrich en diálogo con radio Mitre.

En una primera instancia, la oposición denunció que un decreto dictado por Alberto Fernández en uno de sus últimos actos de gestión como Presidente buscaba garantizarle custodia de la Policía Federal durante su estadía en España. El entonces gobierno de Unión por la Patria aclaró que en realidad lo que se había buscado era sacar de la órbita de Bullrich -que ya había sido anunciada como ministra de Seguridad- para pasarla a la Casa Militar.

Bullrich anunció que iba a derogar esa medida, pero luego dio marcha atrás. Hoy confirmó que el decreto de Fernández continuará vigente, aunque aclaró que en caso de que decida irse a vivir a España buscarán algún tipo de convenio con la policía local para abaratar costos. “Si vos te vas a vivir toda la vida al extranjero, tenemos que buscar algunas opciones”, precisó. Por lo pronto, ayer Fernández anunció que por ahora no viajará a Europa.

Infobae reveló ayer la trama secreta detrás de la discusión por la custodia. Fuentes del anterior gobierno explicaron que el motivo de la medida no era económico, sino político, y que el meollo de la cuestión estaba en las competencias de cada área. Según deslizaron, Cristina Kirchner no quería bajo ningún punto de vista que Bullrich, a quien acusó, literalmente, de conspirar para asesinarla, tuviera la responsabilidad de su seguridad.

Según esa versión, la ex vicepresidenta le pidió a Alberto Fernández que se ocupara —antes de abandonar el poder— de traspasar esa sensible tarea a la Casa Militar, que comanda el coronel mayor Alejandro Guglielmi desde la gestión de Mauricio Macri y continúa al mando. Según pudo saber Infobae, la Casa Militar no estuvo de acuerdo con este cambio, porque consideraba que el sistema funcionaba sin problemas en manos del Ministerio de Seguridad. En el entorno de la ex vicepresidenta no hicieron comentarios al respecto. “Son temas de seguridad”, dijeron.

En el entorno de Alberto Fernández aseguraron que Milei había estado de acuerdo, antes de asumir, con mantener el cambio. Para respaldar esta afirmación, señalaron hechos de público conocimiento que se vieron el domingo durante la asunción presidencial en el Congreso: la buena predisposición de Cristina Kirchner hacia el líder libertario durante la ceremonia, y el brevísimo y llamativo comentario que le hizo el flamante jefe de Estado en ese momento: “Quedate tranquila”.

Este viernes, al ser consultada sobre la situación de Cristina Kirchner, Bullrich aseguró: “Ella tiene hace muchísimos años al mismo jefe de custodia y si quiere a ese mismo jefe de custodia lo tendrá, pero hay normas de la Policía y si se necesita una excepción se verá”.

“Si ella le tiene confianza sólo a esa persona, se analizará. Nadie va a ir en contra de nadie. Lo único que se hace es tratar de tener una razonabilidad entre los medios usados y los gastos que el Estado puede erogar en una situación de crisis absoluta donde la política tiene que dar el primer ejemplo”, agregó.

El jefe de custodia de Cristina Kirchner al que alude Bullrich es Diego Carbone.

About Author