16 junio, 2024

CONDENARON A DOS HERMANOS POR AMENAZAS, VIOLACIÓN DE DOMICILIO Y RESISTENCIA A LA AUTORIDAD

Los hechos ocurrieron en marzo de 2019 en la localidad de Carpintería.

Este jueves, la Jueza de la Cámara de Apelaciones de la Tercera Circunscripción, Sandra Elizabeth Piguillem, condenó a dos hermanos de Carpintería por los delitos de amenazas, violación de domicilio, atentado y resistencia a la autoridad, en concurso real.

Se trata de F.E.R., de 32 años, y de F.L.R., de 28 años, quienes en marzo de 2019 ingresaron al predio de una vivienda de la mencionada localidad, con la intención de robar una motocicleta. Al ser sorprendidos por el propietario, huyeron entre la maleza, refugiándose en una edificación lindante que pertenece a su padre.

Sin embargo, el hermano mayor volvió a la casa del vecino e intentó entrar por la ventana de una de las habitaciones. Tras un forcejeo con el damnificado, F.E.R. escapó de la morada.

Los delincuentes se quedaron escondidos en la propiedad de al lado y, al llegar la policía, comenzaron a amenazar a los gritos a su vecino. Cuando los uniformados se acercaron a ellos, los atacaron y trataron de huir.

Los efectivos lograron reducir a los atacantes, que fueron demorados en la Subcomisaría de Carpintería, donde F.L.R. rompió intencionalmente un lavabo luego de pedir autorización para usar el sanitario.

En la audiencia desarrollada este 21 de diciembre, el Fiscal Mario Néstor Zudaire, junto al Defensor Oficial en lo Penal, José Francisco Pérez, presentaron la propuesta para finalizar el proceso de forma abreviada.

En el recinto estuvo presente F.E.R., mientras que su hermano F.L.R. participó de la audiencia de forma virtual desde el Servicio Penitenciario, en virtud de encontrarse cumpliendo una condena por robo y resistencia a la autoridad, dictada el 6 de diciembre de este año por la Jueza María Claudia Uccello.

El defensor Pérez explicó las condiciones del acuerdo arribado con la fiscalía, mediante el cual, los acusados reconocieron ser los autores de los delitos atribuidos, y prestaron conformidad a la imposición de las penas convenidas.

En el caso de F.E.R., los delitos imputados fueron: amenazas, violación de domicilio, atentado y resistencia a la autoridad, todos ellos en concurso real, y la pena acordada fue de 2 años y 4 meses de prisión en suspenso.

Como atenuantes, las partes consideraron la ausencia de antecedentes penales computables y, como agravantes, la naturaleza de la acción, los medios empleados para cometer el delito y la extensión del daño causado, debido al temor que genera en las víctimas la idea de que esos hechos se vuelvan a repetir.

Como reglas de conducta que el acusado deberá cumplir para mantener la libertad condicional, el fiscal determinó las siguientes: fijar residencia y someterse al cuidado de un patronato; abstenerse de concurrir a determinados lugares y/o relacionarse con determinadas personas para prevenir disturbios; abstenerse de consumir estupefacientes y de abusar del consumo de bebidas alcohólicas.

En cuanto a F.L.R., los delitos imputados fueron: amenazas, violación de domicilio, daños agravados, atentado y resistencia a la autoridad, en concurso real; y la pena convenida fue de 5 años y 8 meses de prisión efectiva, tratándose de una pena unificada con dos condenas anteriores.

Al respecto, el defensor informó que el joven de 28 años fue recientemente condenado en el marco de una causa por robo y resistencia a la autoridad, por un hecho ocurrido en mayo de 2018 en Carpintería; y que anteriormente había sido condenado por una causa de encubrimiento, que data del 2016, en la cual se le impuso una pena de 1 año y 8 meses de prisión en suspenso.

Sin embargo, a partir de la condena por la causa de 2018, la prisión en suspenso pasó a convertirse en prisión de cumplimiento efectivo.

Debido a los antecedentes penales del acusado, el fiscal no encontró atenuantes para establecer el monto de la pena, pero sí los consideró como agravantes de la misma, sumado a la naturaleza de la acción, los medios empleados para lograr la perpetración del delito y la extensión del daño causado.

Los imputados ratificaron el acuerdo ante la jueza Piguillem, quien resolvió homologarlo, declarándolos culpables como coautores materiales de los delitos atribuidos.

Al hermano mayor (F.E.R.) lo condenó a sufrir la pena de 2 años y 4 meses de prisión en suspenso, imponiéndole como pautas de conducta fijar residencia en un plazo no mayor de 72 horas; abstenerse de consumir estupefacientes y bebidas alcohólicas en exceso.

Mientras que, al hermano menor (F.L.R.) lo condenó a una pena unificada de 5 años y 8 meses de prisión efectiva, accesorias de ley y costas procesales.

 

 

 

About Author