17 abril, 2024

LA UNSL DECLARÓ LA EMERGENCIA ECONÓMICA, FINANCIERA Y ADMINISTRATIVA

El Consejo Superior declaró la emergencia económica, financiera y administrativa en el ámbito de la Universidad Nacional de San Luis, por el término de 120 días, con los efectos en materia académica que esto conlleva. Asimismo, resolvió manifestar, como comunidad universitaria, una extrema preocupación respecto de la situación económica y presupuestaria de la UNSL.

El rector de la Universidad, C.P.N. Víctor Moriñigo, en su informe inicial de la sesión, se refirió a cuestiones generales y particulares sobre lo que se está viviendo como país. Allí manifestó que la situación general de las universidades es de gravedad, especialmente lo presupuestario, y que aún no es crítica en función de que se cree que se pueden realizar acciones para poder ir sorteando lo que va a ser un año muy difícil. «La situación es grave y de especial atención a lo presupuestario, pero todavía hay caminos por transitar que son los que creemos que vamos a llevar adelante con mucha gestión», dijo.

Además, explicó que la situación comienza a agravarse cuando el Gobierno nacional decide no aprobar un presupuesto para el año 2024, sumado a la suba de precios del INDEC y la cuestión inflacionaria del 2023. «Tenemos el mismo dinero que el año pasado, pero los precios no son los mismos», enfatizó.

A su vez, hizo hincapié que tienen el mejor de los ánimos y el convencimiento de que se saldrá adelante, ya que se cuenta con lo necesario para revertir esta situación si se tiene un espíritu de comunidad. «Tenemos el convencimiento de tener la mayor responsabilidad, pero también la mayor austeridad posible. Por supuesto tenemos como objetivo que la Universidad funcione y esté abierta», dijo.

Remarcó que se va a priorizar lo académico, lo científico, la extensión universitaria y el sostenimiento de que el estudiantado pueda asistir a la Universidad (becas y comedor universitario). Pero también acentuó en que la Universidad necesita otras confirmaciones que hacen a la Institución que se cree y se quiere y que tienen que ver con el Programa de adultos mayores, el Programa de discapacidad, los traslados académicos de los y las estudiantes al trabajo de campo, los fondos de capacitación, o distintas cuestiones que tienen que ver con el nivel académico de calidad, y que no se está contemplando en el presupuesto universitario. «Estamos convencidos de que vamos a poder garantizar durante el año que eso esté y sea posible. Vamos a trabajar para que eso se garantice», expresó.

Por otra parte, se refirió al anuncio de atraso de sueldos correspondiente al mes de enero, a la eliminación del FONID, a la Ley Ómnibus en la que en su interior se modificaban varios artículos de la Ley de Educación Superior, y sobre el rol importante y de respeto del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) ante esto. «El CIN ha marcado una línea clara en donde hemos decidido los canales oficiales de diálogo con el gobierno nacional. Tuvimos un acercamiento con el Secretario de Educación de la Nación y con el Subsecretario de Políticas Universitarias donde se les plantearon temas como el presupuesto para gastos de funcionamiento; el salario docente; la preocupación por las becas nacionales; obras; y sobre cómo se pagarán fondos ya asignados en otro gobierno para programas», explicó.

También comentó que como estos planteos fueron inconducentes, el CIN ha decidido pedir una audiencia a la Ministra de Capital Humano para explicarle que hay una dependencia directa del gobierno nacional para con las universidades públicas, porque no tienen fuentes de financiamiento alternativas. «El Presidente y Vicepresidente del CIN con el Rector de la UBA, nos entrevistaremos con quien sea y haremos un recorrido por el gobierno nacional», adelantó.

Advirtió que será un gran camino que se trate una ley de financiamiento a las universidades públicas que el Congreso pueda consensuar. «Creo que ese puede ser un objetivo final. (…) Estamos en un momento histórico de tener la inmensa responsabilidad de hacer una defensa colectiva del sistema. Nosotros no defendemos privilegios, defendemos derechos», destacó.

A nivel Universidad Nacional de San Luis, Moriñigo presentó una propuesta referida a la situación actual económica – financiera que afecta al Sistema Universitario Argentino y a la UNSL en particular; y las medidas a tomar con el objeto de garantizar las funciones sustantivas de nuestra Institución.

Además, aclaró que en la UNSL no hay peligro de dejar afuera a empleados/as docentes o nodocentes y que ninguna fuente laboral corre peligro. Asimismo, manifestó que el servicio nocturno del comedor universitario se reanudará cuando se conozcan los índices inflacionarios y que no se va a tercerizar. Para finalizar, negó la posibilidad de volver a la virtualidad: «oficialmente quiero decir que bajo ningún punto de vista se me cruzó hacer algo que fuimos obligados por la pandemia mundial. No está contemplado que la gente trabaje desde sus casas».

 

 

 

 

 

 

 

About Author