16 abril, 2024

KARINA MILEI ECHÓ AL JEFE DE LA CASA MILITAR, PORQUE SOSPECHABA QUE ESPIABA PARA MACRI

El coronel Sebastián Ignacio Ibáñez es el nuevo jefe de la Casa Militar. Sucederá a Alejandro Guglielmi, quien fue sorpresivamente echado del órgano mixto de militares y civiles que se encarga de la seguridad presidencial, la Casa Rosada y la Residencia Oficial de Olivos.

Guglielmi había llegado al cargo durante la administración de Mauricio Macri y se mantuvo también durante los cuatro años de Alberto Fernández.

Su desplazamiento trascendió este viernes en Casa Rosada pero aún no se había comunicado la noticia de manera oficial. Por ende, tampoco se sabía el nombre del militar que lo sucederá en el cargo.

Alejandro Guglielmi, el encargado de la custodia presidencial echado por sospechas de espionaje.

La Casa Militar está bajo la órbita de la Secretaría General de la Presidencia, a cargo de la hermana del jefe de Estado, Karina Milei. Al parecer, la funcionaria habría tenido algunos roces con Guglielmi, lo que derivó en su remoción.

La Casa Militar tiene bajo su mando, en la órbita del Poder Ejecutivo, el cuidado de las sedes presidenciales -tanto la Casa Rosada como la Quinta presidencial de Olivos- con apoyo en el Regimiento de Granaderos a Caballo del Ejército, con un edecán de Ejército, naval, aeronáutico, de la agrupación técnica y de Seguridad e Inteligencia.

SOSPECHAS PALACIEGAS

Karina Milei, la secretaria general de la Presidencia que tiene bajo su órbita la Casa Militar, desplazó sorpresivamente a Guglielmi, el coronel de Caballería que estaba en el cargo hacía varios años.

Según trascendió, el jefe de gabinete Nicolás Posse, fue quien le sugirió a la hermana del presidente que debía echar a Guglielmi.

Posse sospecha que Mauricio Macri recibía de Casa Militar la información de todos los encuentros y visitas a la Rosada y Olivos. Las sospechas entre Posse y Macri son mutuas, toda vez que este último está convencido que el jefe de gabinete lo espía a él y a sus funcionarios.

Es conocida la adicción de Macri por el espionaje, una faceta oscura que lo persiguió a lo largo de toda su carrera política.

Se sabe que Milei es muy celoso de su custodia y usa un chaleco antibalas en todo momento. Por eso viste una campera de cuero por más que la temperatura sea superior a los 30 grados y somete a sus funcionarios a un aire acondicionado que hiela los huesos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

About Author