23 mayo, 2024

EL “GARRÓN” DE LEVANTAR UN MOCHILERO, TENER UN ACCIDENTE Y SUFRIR UNA DEMANDA

Por Eduardo Gargiulo

Ésa podría ser la síntesis temática del libro que acaba de publicar el dirigente José Giraudo, basada en la elogiada tesis que presentó para recibir su título de abogado, hace ya casi 4 años, a poco de declararse la pandemia.

Por aquél entonces descubrí – desde mi propia ignorancia, las implicancias legales en que puede verse involucrada una persona por “hacer una gauchada” y llevar a alguien en su automóvil. Luego, con el correr de los días confirmé con asombro que muchos como yo –que no eran abogados- también lo desconocían.

El tema es controvertido, si se quiere polémico, hasta dilemático, por eso tan interesante de analizar y debatir.

“Daño y Cortesía. Responsabilidad del transportista benévolo en el nuevo Código Civil y Comercial Argentino”, se titula esta obra que ha publicado la Editorial Dunken, y que será expuesta en la Feria del Libro 2024, en el Stand Nº 1123 del Pabellón Verde, como se acaba de confirmar.

El transporte benévolo es aquel en el que un conductor por simple cortesía, amabilidad o solidaridad, acepta o invita a un tercero, con quien no tiene ninguna obligación, a trasladarlo de un lugar a otro. Situación más que cotidiana en nuestro mundo: llevar a un amigo hasta su casa, levantar a una persona que hace dedo en la ruta, llevar a un policía, una maestra, o compartir vacaciones con amigos, incluso invitar de vacaciones al amigo de un hijo, etc. Pero, alguien se ha puesto a pensar ¿Qué sucedería si en el trayecto ocurre un accidente y el transportado resulta lastimado o muerto?

Esta obra ausculta, precisamente, en la responsabilidad civil del transportista bueno y desinteresado que es víctima del mismo accidente que sufre quien transporta, pero que deberá responder civilmente por él si eso ocurre.

El tema es conflictivo no sólo desde lo ético sino también desde lo jurídico, pudiendo preguntarnos: ¿Es legítimo que el transportado dañado y/o sus sucesores reclamen daños y perjuicios en contra de quien altruista y desinteresadamente le ayudó? ¿Es ético?

La figura del transporte benévolo ha generado posiciones encontradas entre los juristas a la hora de establecer la existencia o no de responsabilidad, como así también al establecer la naturaleza de esa responsabilidad y el factor de atribución de la misma. La doctrina pasa del extremo de negar la existencia de responsabilidad a establecerla. La jurisprudencia tampoco aplica un criterio uniforme.

Esta disparidad de criterios y de concepción, le hace ruido a Giraudo quien nos dice: “…la bondad y/o altruismo del transportista no solo termina siendo cuestionada, sino también ´sancionada´ por la justicia”.

En la jerga vulgar, diríamos: Se comió un garrón por “buenudo”. Pero seamos sinceros: ¿A usted no le da cierto cargo de conciencia ir manejando en la ruta, con espacio en su vehículo, e ignorar a un semejante que se muestra solo y vulnerable y le pide ayuda? Ahora, afinemos la puntería, ¿Lo haría si supiera que en caso de tener un accidente debería pagar por los daños que sufriera su ocasional pasajero al que usted solo quiso ayudar?

Es justamente esta contradicción ética, moral, llámele como le parezca, lo que plantea esta tan polémica como deliciosa controversia.

El libro saldrá a la venta en los próximos días en su edición digital y, posteriormente, estará disponible en las librerías de todo el país.

Por su parte el actual Secretario de Asuntos Institucionales y Enlace Parlamentario estará el 11 de mayo en Buenos Aires, firmando ejemplares de su obra desde las 18 hs, en la Feria del Libro.

 

 

 

About Author