23 mayo, 2024

CONDENARON A VIOLENTO SUJETO POR INCUMPLIR UNA ORDEN JUDICIAL Y AGREDIR A LA MAMÁ DE SU HIJA

M.C. fue condenado a 2 años de prisión en suspenso. Para mantener la condicionalidad de la pena, deberá someterse a diversas pautas de conducta, entre ellas, evitar todo contacto con su ex pareja y realizar tratamiento psicológico a fin de modificar las actitudes que lo aparten del cumplimiento de las normas.

Este miércoles, la Jueza de la Sala Penal de la Tercera Circunscripción Judicial, María Claudia Uccello, dictó veredicto condenatorio contra M.C., un hombre de 49 años con domicilio en Tilisarao acusado por desobedecer una orden judicial y agredir a su ex pareja.

La damnificada es una joven que reside en Villa Mercedes junto a su pequeña hija, fruto de la relación con el imputado.

Por acuerdo de las partes, se dispuso finalizar el proceso mediante un juicio abreviado donde el acusado reconoció su autoría en el hecho, la calificación legal, y aceptó la imposición de una pena de dos años de prisión en suspenso.

En representación del Ministerio Público Fiscal, intervino la Dra. Débora Roy Gitto; mientras que la defensa de M.C. fue ejercida por los Dres. Francisco Muñoz y Mario Aimale.

Como atenuantes, la fiscal consideró la ausencia de antecedentes penales computables y, como agravantes, las circunstancias de modo, tiempo y lugar, teniendo en cuenta la mayor peligrosidad para la víctima debido al horario nocturno en el que se produjo el suceso, y que el mismo ocurrió en presencia de la hija menor de ambos; el aprovechamiento de la relación de pareja y de la confianza depositada en él, y la mayor eficiencia en la ejecución del hecho que le proveyó la intimidad con la damnificada.

La víctima participó de la audiencia de forma online, y prestó conformidad al acuerdo presentado.

Luego de un cuarto intermedio, la magistrada interviniente resolvió homologar el acuerdo y dictar, en consecuencia, el siguiente veredicto: declarar a M.C. culpable, como autor material y penalmente responsable de los delitos de incumplimiento a una orden judicial y lesiones leves agravadas por ser cometidas en contexto de violencia de género, en concurso real; por los hechos ocurridos los días 6 y 10 de enero de 2024 en la localidad de Tilisarao, condenándolo a sufrir la pena de 2 años de prisión en suspenso, accesorias de ley y costas procesales.

Asimismo, le impuso las siguientes reglas de conducta:

a)- Mantener su residencia o comunicar inmediatamente en la causa cualquier cambio de la misma;

b)- Someterse al cuidado de un patronato;

c)- Abstenerse de relacionarse por cualquier medio, ya sea personalmente, telefónicamente o vía redes sociales con la damnificada;

d)- Someterse a tratamiento psicológico por el plazo de dos años o por el término que determine el profesional actuante; debiendo acreditar trimestralmente el cumplimiento del mismo, bajo apercibimiento de revocar la condicionalidad de la condena. Dicho tratamiento deberá estar dirigido a modificar, en la medida de lo posible, las conductas que lo aparten del acatamiento de órdenes judiciales o de la ley en general, sobre todo, cuestiones relacionadas a la violencia de género.

Finalmente, la jueza le hizo saber al ahora condenado que, en caso de delinquir nuevamente o bien, ante el incumplimiento de las reglas de conducta estipuladas, se revocará la ejecución condicional de la pena dispuesta transformándose en prisión de cumplimiento efectivo.

HECHOS

La fiscal Roy Gitto, relató que el 6 de enero de 2024 M.C. viajó a la ciudad de Villa Mercedes con el objetivo de convencer a su ex pareja y madre de su hija de retomar la relación, pese a tener una restricción de acercamiento vigente. La joven accedió, y retornó junto con la bebé a la casa de M.C. en Tilisarao.

El 10 de enero, alrededor de las 14:00 hs., se produjo una discusión entre ellos motivada por los celos de M.C., que terminó con amenazas y agresiones hacia ella. Alrededor de las 10 de la noche, salieron con su hija a bordo de la camioneta del imputado. Él detuvo el vehículo en cercanías a la Terminal de Tilisarao, donde comenzó una nueva discusión. Le quitó la bebé de los brazos y comenzó a golpear a la joven. Luego, la tomó del cuello e intentó ahorcarla. Ella empezó a patear el parabrisas con ambos pies hasta romperlo. M.C. la soltó y ella logró salir del vehículo. Inmediatamente, llamó a su madre para contarle lo sucedido y le pidió que diera aviso a la policía. Luego de reiterados pedidos M.C. le entregó la bebé, y se fue caminando hasta la terminal donde fue auxiliada por la policía.

 

 

About Author