23 mayo, 2024

EN SAN LUIS TAMBIÉN FUE MASIVA LA MANIFESTACIÓN DE APOYO A LA EDUCACIÓN PÚBLICA

En la ciudad capital de la provincia la concentración inició a las 17:30 en la zona del Rectorado de la UNSL, ubicado en avenida Ejército de los Antes, entre calles Estado de Israel y Francia,  dondes se hizo presente una bulliciosa multitud con bombos, tambores, carteles y pancartas.

La manifestación se extendió a lo largo de más de diez cuadras, por lo que se calcula entre 15 y 20 mil los adherentes a la gran marcha federal universitaria.

Participaron integrantes de la comunidad sanluiseña, universitaria, estudiantes, docentes, nodocentes y gremios. Acompañaron a la Universidad Nacional de San Luis, la Universidad Nacional de Villa Mercedes y la Universidad Nacional de Los Comechingones.

La caravana se movilizó por calle Rivadavia hasta el Poder Judicial, frente a la plaza Independencia, para luego regresar por San Martín hasta la avenida Illia y concluir en el colegio preuniversitario, Escuela Normal “Juan Pascual Pringles”.

En representación de las autoridades de la UNSL asistió el Vicerrector Héctor Flores y el Secretario General Raúl Gil, uno de los que encabezó la marcha portando una bandera nacional, entre otras autoridades. También los decanos de las diferentes facultades, entre los cuales se encontraban Roxana Camiletti (FCEJS) y Sergio Ribotta (FICA), del Centro Universitario Villa Mercedes.

“Está claro que el Gobierno nacional va a tener que sentarse a discutir con las universidades en una mesa objetiva de diálogo sobre lo que va a pasar con el presupuesto de ahora en adelante”, señaló Gil.

A su lado se encontraba el rector de la UNViMe, Dr. Marcelo Sosa: “Esta protesta histórica, aquí y en todo el país, es un claro mensaje al gobierno nacional, de que la educación superior es un bien social y un derecho humano que no se debe tocar. Este conflicto no es un problema solo de las universidades, de los docentes y sus estudiantes, sino un tema que atraviesa a toda la sociedad. Espero que el presidente y sus funcionarios reflexionen, por el bien de la Patria que ellos dicen defender”, enfatizó.

Entre los miles de manifestantes se apreció la presencia de los gremios docentes y nodocente, agrupaciones estudiantiles, sindicatos, organizaciones sociales, legisladores, dirigentes políticos y representantes de diferentes instituciones.

Tal como se hizo en otras ciudades como Villa Mercedes y Merlo, la manifestación incluyó con la lectura de un comunicado de repudio al brutal ajuste del gobierno nacional contra el sistema universitario nacional y de apoyo a la educación superior, la ciencia y la tecnología:”

Allí se entonaron con gran emoción las estrofas del Himno Nacional Argentino y se leyó un comunicado en defensa de la educación, la ciencia y la tecnología. El mismo expresa:

“Hoy, 23 de abril de 2024, en todo el país marchamos en defensa de la educación, la ciencia y la tecnología.

Marchamos en respuesta pacífica pero contundente e inflexible a los constantes mensajes agraviantes, estigmatizantes y discriminatorios que emanan de las más altas esferas del Gobierno Nacional y son replicados de manera maliciosa y cobarde por sus lacayos mediáticos.

Marchamos en unidad, estudiantes, trabajadoras y trabajadores docentes y nodocentes, autoridades de nuestras Universidades, abrazados por nuestra comunidad que entiende cabalmente la importancia de lo que hoy está en juego.

Marchamos en defensa de la Universidad Pública argentina laica, gratuita, inclusiva y de calidad.

Marchamos en defensa de uno de los grandes consensos que une a la sociedad argentina a lo largo de nuestra historia.

Marchamos en defensa del derecho de cada ciudadano o ciudadana, independientemente de su origen e historia personal, a formarse en la educación pública y a recibir los beneficios derivados de la generación y transmisión del conocimiento.

Marchamos en defensa de la libertad y pluralidad ideológica, política y religiosa en la que se desarrollan la docencia, la investigación, la extensión universitaria. Esa pluralidad a la que solo mentes verdaderamente estrechas o malintencionadas pueden llamar «adoctrinamiento».

Marchamos en defensa de Universidades con sus puertas cada vez más abiertas, en pos de la comunidad a la que se debe.

Marchamos porque las universidades están repletas de juventudes dispuestas a formarse como profesionales a disposición de las necesidades del pueblo argentino y hoy está en peligro su ingreso, permanencia y egreso de la Universidad Pública, no sólo por el desfinanciamiento de las instituciones, sino también por la imposibilidad de acceder a becas, el pago de alquileres con precios impagables, el aumento brutal en el transporte público y en los servicios. Reafirmamos que los y las estudiantes son el alma de las Universidades Públicas y sostenemos como bandera el ingreso, permanencia y egreso de todas y todos los estudiantes.

Marchamos porque en enero de 2024, el gobierno retrotrajo el valor del presupuesto de funcionamiento universitario al de enero de 2023 y lo congeló. Este recorte en términos reales pone en riesgo el pago de los servicios, las becas, el funcionamiento de los comedores universitarios, los albergues estudiantiles, materiales de docencia e investigación, laboratorio, equipamiento, bibliotecas, viajes de estudio, construcciones, mantenimiento, mobiliario, etc.

Marchamos porque a partir de enero de 2024, 4 de las 5 categorías de cargos docentes universitarios, al igual que varias categorías pre-universitarias, y del escalafón nodocente, tienen sus salarios netos por debajo de la línea de pobreza.

Marchamos en defensa de la ciencia y tecnología argentina, llevada a cabo por y para argentinas y argentinos, en nuestro suelo, de acuerdo a nuestras necesidades y nuestras capacidades, que generan y seguirán generando nuevas herramientas para el buen vivir de toda la sociedad.

Marchamos por el derecho a contar con información clara y basada en evidencia científica para la toma de decisiones individuales y colectivas de nuestra sociedad.

Marchamos también, sin dudarlo un instante, en defensa de todos aquellos que, no habiendo nacido en nuestro país, por disímiles razones eligen formarse en nuestras Universidades y enriquecen la ya hermosa pluralidad cultural de nuestras aulas. Ante los mensajes de odio imperantes, ratificamos nuestro derecho a recibirlos en pie de igualdad y el suyo a habitar nuestro suelo y nuestras aulas.

Marchamos, y seguiremos marchando todas las veces que sea necesario, en defensa de nuestras escuelas y universidades, de nuestros organismos de ciencia y tecnología, de nuestro Estado como herramienta irreemplazable para construir una vida más digna, justa e igualitaria para los argentinos y para todos los hombres y mujeres que quieran habitar el suelo argentino.

Continuaremos en las calles todo el tiempo que sea necesario hasta que quienes hoy tienen la responsabilidad de guiar los destinos de nuestra nación, entiendan que la Educación, la Ciencia y la Tecnología son deberes indelegables del Estado, y la función de quienes han sido electos para gobernar es garantizar su funcionamiento en lugar de destruir, estigmatizar, agraviar y desfinanciar”.

La jornada de protesta concluyó en plaza Pringles, donde tuvo lugar un recital organizado por estudiantes y el Instituto de Formación Docente Continua (IFDC) de San Luis. (UNSL)

MERLO

El Corredor Noticias informó que la protesta arrancó pasadas la 18 horas frente al Casino Flamingo. Una nutrida columna de asistentes, de más de cuatro cuadras, marchó hasta la rotonda de ingreso, donde se realizó un festival.

La marcha federal universitaria, que congregó a multitudes en distintos puntos del país, tuvo su eco resonante en esta localidad. Con una asistencia impactante, la movilización se posicionó como una de las más convocantes en la historia reciente de la ciudad.

La Marcha Federal Universitaria tuvo una masiva convocatoria en Villa de Merlo

La cantidad de participantes que se movilizó en defensa de la educación pública y en rechazo a las políticas de ajuste y recortes presupuestarios del Gobierno nacional a través del presidente Javier Milei, superó las expectativas. La afluencia de personas se incrementó considerablemente en comparación con eventos anteriores, como el del 24 de enero.

El apoyo a la comunidad universitaria fue tal que ciudadanos de a pie, organizaciones políticas sin distinción de bandera partidaria, sindicatos, marcharon en conjunto en una nutrida columna al ritmo de consignas como “la patria no se vende, se defiende” y con sus libros, pancartas y carteles caseros en defensa de la educación pública, gratuita y de calidad, en las manos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

About Author