19 mayo, 2024

INVESTIGAN A UNA PAREJA POR UN CONFUSO ROBO CON INHIBIDORES

El fiscal N° 2 de la ciudad de San Luis, Ricardo Barbeito, formuló cargos contra una pareja y le solicitó al juez subrogante del Juzgado de Garantías N° 2, Juan Manuel Montiveros Chada, que les dicte prisión preventiva por 120 días.

La Fiscalía acusó a un hombre y a una mujer de sustraer, mediante el uso de inhibidores, más de 90 mil pesos en efectivo, un celular y otros bienes de una camioneta Toyota Hilux estacionada en una estación de servicio. Por el caso hay dos personas más investigadas que se encuentran prófugas.

El pedido de Barbeito fue realizado durante la audiencia de acusación que se realizó en la Sala Oral N° 2 de tribunales y la calificación legal provisoria que les imputó el fiscal a ambos acusados fue la de hurto calificado por cometerse con la utilización de ganzúa, llave falsa u otro instrumento semejante.

El magistrado, luego de escuchar la teoría del caso por parte de la Fiscalía y las declaraciones de las personas acusadas, le dictó la prisión domiciliaria a la mujer por cuatro meses, en tanto para el hombre hizo lugar a la solicitud de prórroga de detención de ocho días, peticionada por la abogada defensora Olga Allende.

Mientras dure ese plazo, el acusado permanecerá detenido en una comisaría y una vez cumplidos los días de la prórroga, o si se solicita la interrupción, Montiveros Chada reanudará la audiencia y allí se resolverá la situación procesal del imputado.

LA TEORÍA DEL CASO DE LA FISCALÍA

“El 4 de mayo, cerca de las 12:50, en la avenida Parque esquina Falucho, en la estación de servicio, la víctima estacionó su camioneta y se dirigió al drugstore del lugar. Es allí donde las personas acusadas junto a otras dos personas más que se encuentran prófugas, abren la camioneta mediante el uso de un inhibidor y sustraen 94 mil pesos, un celular marca Samsung, tarjeta de créditos y otros elementos. La mujer controlaba los movimientos del dueño de la camioneta. Luego se subieron a un Chevrolet Prisma y abandonaron la estación”, relató Barbeito.

Y agregó: “Al salir del local, la víctima se da cuenta del faltante de los elementos que describí e hizo la denuncia policial. Las tareas investigativas estuvieron a cargo del Departamento de Investigaciones de la Policía y unas horas después, el vehículo Prisma es captado por los domos de la autopista”.

De acuerdo al relato del Fiscal, los acusados volvían de la localidad de Balde hacia la ciudad de San Luis por lo que se dispuso un operativo a la altura del autódromo Rosendo Hernández. Sin embargo, el conductor presuntamente evadió el control policial y se dirigió hacia el barrio Pucará, de la capital puntana.

“La persecución llega hasta la Manzana F del barrio y es allí donde se detuvo a la mujer, en el fondo del domicilio. El hombre continuó su fuga, saltando las medianeras de las casas vecinas hasta que finalmente fue detenido”, explicó el fiscal. En ese domicilio, la policía secuestró un inhibidor de alarmas marca Baofeng modelo UV 5R.

Barbeito dijo que el hecho que narró en la audiencia se sustentó en una serie de evidencias que incluyen el informe de actuaciones de la División de Investigaciones de la policía provincial, la denuncia del dueño de la camioneta, la planilla de antecedentes de ambos acusados, actas y entrevistas de testigos como así también las captaciones fílmicas de algunas de las cámaras de la estación de servicio.

Como medida de coerción, solicitó la prisión preventiva por 120 días para ambos acusados. Para argumentar el pedido, el Fiscal entendió que existen los riesgos procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación.

“El acusado no tiene un trabajo ni un domicilio fijo por lo que se ve una falta de arraigo. En este caso la imputación es sólida y hay una claridad en la prueba que se aporta. Además, tenemos comprobado el comportamiento de ambas personas que demostraron su voluntad de no estar a derecho, de evadirse del control policial donde pusieron en riesgo sus vidas y las de terceras personas”, dijo Barbeito.

El titular de la acción pública mencionó, además, que el imputado estaba en prisión preventiva que luego se convirtió en domiciliaria, la que aprovechó para escaparse. “Estuvo prófugo un tiempo, vivió en Buenos Aires; por lo que el juez de Garantías Marcos Flores Leyes, el 11 de abril de 2024, emitió una orden de detención y captura”

Respecto al entorpecimiento de la investigación, Barbeito dijo que aún hay dos personas prófugas que presuntamente también participaron del hurto a la camioneta. “Podrían influir en la declaración de estos futuros imputados por lo que es de vital importancia que no tengan comunicación entre ellos”.

PRÓFUGOS

En la narración de los hechos, Barbeito dijo que ese 4 de mayo, en el auto en que viajaban un hombre y una mujer que ahora se encuentran prófugos, iba también un niño de 12 años, hijo de la pareja imputada por hurto.

“En ese proceso de fuga el menor terminó en la provincia de Mendoza por lo que se abrió una investigación paralela que culminó con buen resultado porque logramos traerlo a San Luis y reunirlo con su familia. Esto marca una cercanía, una conexidad entre las dos personas que tenemos aquí imputadas y las otras dos que aún, lamentablemente, no tenemos”, explicó el Fiscal.

LA PALABRA DE LA PAREJA ACUSADA

En la audiencia de este lunes, ambos acusados declararon ante el juez Montiveros Chada. “La acusación efectuada por el Ministerio Público refiere a horarios y momentos distintos por lo que era necesario aclarar la situación. En las cámaras que dice tener la Fiscalía no hay seguridad de que sean mis defendidos, no son ellos los que aparecen. No discuto que se haya producido el hecho, pero se pudo haber producido en otras horas y con otros imputados”, dijo la abogada Allende, representante de la pareja.

La mujer fue la primera en tomar la palabra. Dijo que ese sábado se levantaron a las 11 de la mañana y se fue con toda la familia a la cancha del EFI en taxi. “Mi pareja le había prestado el auto a un amigo que se fue con su mujer. Nosotros nos fuimos los cuatro porque mi hijo, el que se llevaron a Mendoza, juega para Huracán. Como el partido se suspendió nos volvimos a casa. Tenemos pruebas de que estuvimos todo ese tiempo allí, a mi hijo le hicieron firmar una planilla, estuvimos con los profesores”, relató la mujer.

Ya de regreso a la casa, la acusada refirió que cerca de las 15 horas volvió el amigo con el auto prestado, lo devolvió y los invitó a las piletas termales de Balde. “Recién ahí nos subimos a nuestro auto. Como yo tengo tres hijos y mi pareja uno, en el auto íbamos apretados, por eso el de 12 años se fue al vehículo del amigo de mi pareja”.

La mujer dijo que pegaron la vuelta a San Luis a las 19 horas. Que primero pasaron por el Barrio Pucará a dejar al hijo de su pareja. “Allí es donde me detienen, con los niños a mi lado. Me llevan al patio, me maltratan, se llevan las cosas de los chicos, las mochilas”. Y respecto a su hijo de 12 años que apareció en Mendoza, la imputada explicó que ella no había autorizado a la otra pareja a que se lo llevaran: “supongo que sabían lo que habían hecho (refiriéndose al hurto a la camioneta), y se dispararon llevándose a mi hijo. Habían apagado los teléfonos”.

El imputado dijo que lo llamó su amigo para decirle que se le había roto su vehículo y que él había decidido prestárselo. “Como lo necesitaba se lo presté, pero lo dije que le echara nafta. Mi amigo se llevó el auto, iba con su esposa. Cuando me lo devolvió me invitó a Balde, fuimos en familia. Cuando volvimos pasó todo esto y del susto me escapé”. El hombre dijo que el inhibidor lo sacaron de un horno que había en el patio.

“Ellos no tenía el auto ni estuvieron en el lugar del hecho. Recién a las 15 horas es que vuelven a tener el auto. Ellos estaban en la cancha, no estaban en el lugar en el momento que la acusación dice que se produjo el supuesto hurto, del que no participaron”, enfatizó la abogada defensora.

 

 

 

 

About Author