26 febrero, 2024

LA JUSTICIA DE FAMILIA APLICÓ EL ÍNDICE DE CANASTA DE CRIANZA EN DEMANDA POR ALIMENTOS

El fallo, que fue emitido el 11 de agosto, permitió establecer una cifra más objetiva como referencia ya que en la normativa no se encuentra especificado este criterio.

La “canasta de crianza” es una herramienta publicada en julio de 2023 por el Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina (INDEC) y busca brindar referencia de los gastos correspondientes a las necesidades de alimentos, bienes y servicios (vestimenta, transporte, educación, salud, vivienda, etc.) e incluye una estimación del costo del tiempo del cuidado. Los montos se especifican por rango etario de 0 a 12 años.

Este índice fue aplicado en una sentencia por una demanda de alimentos en la que la Jueza del Juzgado de Familia, Niñez, Adolescencia y Violencia N° 3 de San Luis, Ana Belén Villegas, tomó como base el monto de la canasta de crianza, es decir, $ 93.932 para un niño de 6 a 12 años.

Teniendo en cuenta esta cifra como gasto total de la manutención del menor de edad, la Magistrada fijó los porcentajes en 35% para la mamá y 65 % para el papá. Para esta diferencia porcentual se tuvo en cuenta el hecho de que el niño vive con su madre y ella se encarga de las tareas de cuidado, que también tienen un valor económico.

Considerando que el 65% supone un monto de $60.405,80, lo que equivale al 53% del Salario Mínimo Vital y Móvil, la Jueza fijó la cuota alimentaria en ese porcentaje y dispuso su actualización conforme la tasa activa del Banco Central de la República Argentina, para operaciones de préstamos personales.

En este caso se tuvo en cuenta que el alcance de los alimentos incluye el desarrollo integral de los hijos, es decir las necesidades de manutención, educación, esparcimiento, vestimenta, habitación, asistencia, gastos de enfermedad y los necesarios para adquirir oficio o profesión.

Si bien el progenitor dijo que sus ingresos eran insuficientes, la Jueza consideró que la satisfacción de estos derechos no debe limitarse a su situación económica. Por este motivo tendrá que cumplir con la cuota alimentaria, sin que pueda excusarse.

Esta decisión se da en el marco de un contexto de emergencia económica ya que Unicef en un informe publicado en agosto del 2022 revela que una de cada dos mujeres afirma no recibir la cuota alimentaria, en tanto llega al 63% cuando se considera quienes solo la perciben de forma esporádica. Esta situación se agrava en los hogares en situación de mayor vulnerabilidad social.

About Author