21 febrero, 2024

MAXIMILIANO FRONTERA PROPONE “INTERNAS ABIERTAS” PARA REORGANIZAR EL JUSTICIALISMO

Así se lo confirmó a Apuntes de San Luis, al ser consultado sobre la parálisis en que se encuentra el PJ tras la derrota en las últimas elecciones, que marcó el fin de 40 años de un mismo régimen político gobernando la provincia.

“No sé si decir parálisis, pero es cierto que nos debemos un debate a fondo y una reorganización, porque las dos elecciones que perdimos el año pasado imponen un análisis y una rediscusión del rol de oposición que la sociedad nos ha conferido con su voto”, señaló el intendente Maximiliano Frontera.

A la luz de los resultados, el villamercedino se erige como la figura más importante en términos políticos dentro del justicialismo, al ser el único que “salvó la ropa” y retuvo la segunda intendencia más importante de la provincia, logrando la reelección. Por eso es que más de uno interpreta que podría encarnar la renovación partidaria.

“Todos saben que no tengo apetencias personales. Siempre que ocupé un cargo lo hice pensando en mi ciudad, Villa Mercedes, mis vecinos. Tratando de hacer lo mejor. Y no sé por qué, pero siempre surgen dificultades y tengo que estar aprendiendo porque las circunstancias van cambiando”, dijo en otro tramo de la entrevista.

– ¿A qué se refiere?

Mirá para atrás. Fui electo intendente en una fórmula con Verónica (Bailone), pero ella se enfermó y falleció. Me quedé sin viceintendente. Tuve que lidiar con un Concejo Deliberante complicado y con un Tribunal de contralor adverso. Después me tocó todo el tema de la pandemia, que fue un contexto realmente difícil. Ni yo ni nadie tenía experiencia para gobernar en medio de ese fenómeno que atravesó el mundo y provocó miles de muertos. Pasó la pandemia y en Villa Mercedes sufrimos el desastre climático que ocasionó daños nunca vistos…

A pesar de todo nos repusimos, salimos adelante, con mucho trabajo. Fuimos a las elecciones, logramos retener la intendencia, pero nuestro partido perdió la gobernación. Ahora me toca aprender a gobernar desde la oposición, con un gobierno provincial de un signo político distinto.

– Pero veo que se lleva bastante bien.

El gobernador Poggi me respeta y yo a él, porque es lo que corresponde. Te reitero: yo gobierno para todos y él también. Mi única preocupación es la gestión, Villa Mercedes. Si él gobierna bien, con sentido federal, sin arbitrariedad ni favoritismos, a Villa Mercedes le va a ir bien. Yo no le voy a poner palos en la rueda a su gobierno, como me hicieron a mí, incluso dirigentes de mi propio partido. Porque no voy a hacer lo que no me gusta que me hagan. Por más que muchos no me entiendan y me critiquen, mi única preocupación es la gestión, hacer las cosas bien para que nuestra ciudad crezca y estemos cada día mejor.

– Lo entiendo, pero aunque Ud. dice que no le interesa que lo critiquen, la realidad es que en el PJ distintos dirigentes-  al menos por lo bajo – lo cuestionan parejo…

Mirá, a la gente no le preocupan las peleas de los dirigentes. Yo recorro los barrios, converso con todos. Estamos sufriendo una crisis muy brava, muchas familias no llegan a fin de mes. Los que tenemos responsabilidad de gobierno no podemos anteponer nuestros intereses mezquinos y debemos trabajar para estar al lado de los que más nos necesitan. Eso es lo único importante, lo demás son tonterías. Creeme: no- me-interesa-lo-que-puedan-decir (recalca). Siento permanentemente el respaldo de los vecinos, eso me tranquiliza. ¿Vos viste cómo me recibió el público la primera noche de la Calle Angosta? Ese cariño lo siento cada vez que estoy en la calle, con los vecinos. Eso me llena de orgullo pero también de responsabilidad. No les puedo fallar distrayéndome en ver qué dicen o dejan de decir. Hace rato que me resbalan las críticas malintencionadas. Sólo escucho y atiendo las críticas constructivas, porque yo también cometo equivocaciones y cuando me doy cuenta trato de mejorar.

– Hablando de su partido, ¿no le parece que es tiempo de que se renueve?

Sí, coincido.

– ¿Y cómo cree que debería hacerse?

– Yo tengo una idea que vengo conversando con algunos dirigentes y creo que es la más conveniente y democrática. Llamar a elecciones internas abiertas a padrón general. Pero aprobar antes una amnistía amplia, que vuelvan todos los compañeros, trabajar por la unidad. Y luego convocar a elecciones y que los afiliados y la gente elijan a quienes crean que son los mejores para conducir la renovación partidaria. Han pasado 40 años desde que el PJ llevó adelante la transformación de la provincia y creo que se impone lo que algunos llaman trasvasamiento generacional.

 

 

 

 

About Author