19 mayo, 2024

EL GOBIERNO LOGRÓ SU PRIMERA VICTORIA EN EL CONGRESO: LA LEY BASES OBTUVO MEDIA SANCIÓN EN DIPUTADOS

La segunda versión del proyecto de ley Bases obtuvo la aprobación en general en la Cámara de Diputados minutos antes de las 9 de la mañana con 142 votos afirmativos (106 en contra), gracias al apoyo mayoritario de los bloques dialoguistas (PRO, UCR, Hacemos, Innovación Federal y MPN). Se trata de la primera victoria relevante que el gobierno de Javier Milei consigue en el Congreso de la Nación, a 147 días de haber llegado al poder.

Minutos después de las 14, se llamó a un breve cuarto intermedio tras 24 horas de sesión initerrumpida, y hay expectativa por la discusión en particular del paquete fiscal: Ganancias, Bienes Personales y el blanqueo.

La Ley Bases en general fue rechazada por los bloques UxP, FIT, socialistas y la cordobesa Natalia de la Sota. Los radicales disidentes Facundo Manes, Fernando Carbajal, Marcela Coli y Pablo Juliano se abstuvieron, al igual que Mónica Frade de la CC. Una curiosidad a la hora de la votación fue la presencia de Marcela Pagano, que no había estado al inicio de la sesión para dar quórum por problemas de salud (desencadenados por un pico de estrés por discusiones internas del bloque libertario).

Para no repetir los mismos errores que llevaron al fracaso del primer debate en febrero, el oficialismo logró imponer que el proyecto sea votado por capítulos enteros, sin entrar en el debate artículo por artículo, y sin ningún cuarto intermedio. “Quieren hablar poco para que pase rápido, para que el tratamiento sea el más oscuro y menos transparente posible”, denunció Germán Martínez, presidente del bloque Unión por la Patria.

En ese contexto, con 134 votos se aprobó la declaración de emergencia en materia administrativa, económica, financiera y energética por el plazo de un año.La sesión incluyó fuertes cruces y acusaciones pero lentamente los ánimos comenzaron a apaciguarse. Durante la tarde, la secretaria general de la Presidencia, Karina Milei, y el ministro del Interior, Guillermo Francos, llegaron al Congreso y se reunieron con Martín Menem en su despacho. Según informaron a Infobae, ambos funcionarios no vinieron para participar en negociaciones sino para monitorear el desarrollo de la sesión y para mostrar apoyo político.

Al promediar la jornada, la lista de oradores individuales -más de 130- permitía calcular que la votación en general sería alrededor de las 8 del martes y que luego le seguían varias horas de debate en particular. Por esta razón, el recinto comenzó a vaciarse. La mayoría de los diputados se retiró para cenar y dormir un poco.

Fue justamente a raíz de la ausencia de la mayoría de los legisladores que desde Unión por la Patria hicieron mociones para dar por caído el quórum. “Tenemos 45 diputados presentes, no hay quórum para sesionar”, planteó Martín Soria. “Mientras no se vote nada no hay ningún problema con el quórum, que se dejen de chicanear, ya lo hicieron toda la tarde”, contestó Miguel Ángel Pichetto con visible fastidio.

No obstante, las negociaciones y el recuento de apoyos continuaron hasta bien entrada la madrugada porque varios artículos seguían sin tener un consenso claro.

Al inicio de la votación en particular, con 134 votos se aprobó la declaración de emergencia en materia administrativa, económica, financiera y energética por el plazo de un año.

El artículo 3 fue uno de los más cuestionados, ya que faculta al Poder Ejecutivo a “modificar o eliminar las competencias y funciones” de los organismos públicos que considere innecesarias; también podría fusionarlos, modificar sus estructuras jurídicas o la cantidad de empleados. Si bien en el dictamen se incluyó a pedido de la UCR un listado de organismos que quedarían exentos, como el Conicet, el Incucai, el INTA o el Instituto Malbrán, la redacción del texto genera rechazos. “En este modelo si se les ocurre cerrar el SENASA lo pueden hacer, nosotros no lo vamos a apoyar”, explicó Maximiliano Ferraro, presidente y diputado de la Coalición Cívica.

Al momento de la votación, el oficialismo rechazó los pedidos de modificar la redacción para ampliar la lista de organismos públicos que no pueden ser disueltos por el Poder Ejecutivo. Finalmente fue aprobado con 135 votos a favor.

El impuesto a las Ganancias también recibió críticas de sectores del radicalismo, del bloque Hacemos y de diputados de provincias patagónicas. Todos recordaron que el propio Milei había aprobado su eliminación el año pasado y que había prometido no aumentar impuestos.

“No puedo acompañar la estafa electoral del impuesto a las Ganancias porque advertimos que (Javier Milei) iba a bajar el gasto, pero en la campaña no dijo que iba a volver el impuesto a las Ganancias y queremos pedirle un plan de estabilización al presidente”, dijo el diputado de la UCR, Martín Tetaz.

Los artículos sobre privatizaciones fueron aprobados por 138 votos a favor. Hubo fuertes cruces por el impedimento de votar por separado los artículos. “El radicalismo parece que tiene un reglamento especial, es una vergüenza”, dijo Myriam Bregman.

En tanto, los cuestionamientos al Régimen de Incentivos a las Grandes Inversiones (RIGI) -que implica beneficios fiscales, aduaneros y cambiarios para proyectos de más de USD 200 millones- giraron en torno a la discriminación de las empresas de menor tamaño y de las economías regionales. A su vez, las provincias señalaron que el artículo 162, que establece que si una provincia propone una norma que vaya en contra de las facilidades del RIGI es “nula de toda nulidad”, avasalla la autonomía de las provincias.

“Yo estoy conceptualmente a favor de fomentar las inversiones, pero no con este régimen especial, que en mi caso me parece que me quedó corto si digo que es una animalada. Nada tiene que ver este proyecto con el desarrollo de nuestro país, con ese serio proyecto de desarrollo que necesitamos”, dijo Pablo Juliano, del sector del radicalismo que lidera Facundo Manes.

A la hora votar este capítulo fue donde aparecieron la mayor cantidad de abstenciones de parte de los bloques dialoguistas. Pero, de todas formas, el oficialismo mantuvo durante todo el tratamiento de la ley en las votaciones por capítulo un piso de 134 votos favorables.

Por otro lado, las provincias tabacaleras junto a la UCR y Hacemos Coalición Federal buscaron volver a incorporar el capítulo sobre impuestos al tabaco que estaba en el texto original pero luego fue retirado por el Poder Ejecutivo. Este sector buscaba igualar los tributos que pagan todas las empresas. La Libertad Avanza y el PRO rechazaban esta iniciativa.

La diputada radical Natalia Sarapura fue quien hizo la moción para pedir la incorporación del impuesto al tabaco en nombre de su bloque. Luego siguió Juan Manuel López de la CC que hizo referencia a que debería ir como un capítulo nuevo de impuestos internos al producto.

“Vamos a ciegas a esta votación porque no sabemos qué van a votar el resto de los bloques. La abstención es votar en contra”, relató como salvedad el “lilito” en la previa a pedirle al miembro informante, el diputado Santiago Santurio, si aceptaba o no la moción. El legislador libertario rechazó el pedido y anunció que lo iban a tratar en las comisiones.

Esto hizo que se vote nominalmente el capítulo, lo que hizo que Germán Martínez de UxP pidiera la palabra y se quejara porque los llevaron “a los empujones” a tratar el tema por el “lobby” de las tabacaleras, en un claro posicionamiento de no querer ir a la votación porque, entre otras cosas, significó que por primera vez el bloque de UxP votara dividido.

Finalmente, se sometió a votación: hubo 82 afirmativos (entre ellos 21 de UxP), 77 votos negativos y 69 abstenciones, lo que generó el festejo de los bloques denominados dialoguistas.

 

 

 

About Author