25 junio, 2024

POR LAS RESTRICCIONES ECONÓMICAS, DIOS NO ATIENDE MÁS EN VILLA MERCEDES

Por Eduardo Gargiulo

En las últimas semanas, los escribanos de Villa Mercedes se desayunaron con la noticia que ahora numerosos trámites que antes podían hacer en esta ciudad, deberán efectuarlos en la Capital puntana. Lo mismo les ocurre a los profesionales de otras localidades del interior.

En diálogo con el personal que atiende en Villa Mercedes, los fedatarios plantearon su malestar, dado que habitualmente presentaban las escrituras, éstas se enviaban por bolsín a San Luis, se inscribían y luego se las retornaban por el mismo sistema.

Al cancelarse este servicio, por cualquier trámite deben viajar a San Luis, con todos los gastos que ello implica en combustible, peaje, etc., además de la pérdida de un día de trabajo.

La contestación que habrían recibido no los satisfizo ni mucho menos: “La solución es agregarlo a sus honorarios y cargárselo al cliente”.

Por ese motivo, desde el Colegio de Escribanos de San Luis presentaron una nota a la Dirección General de Rentas, indicando que habiendo tomado conocimiento de la decisión de dejar de enviar las escrituras debidamente inscriptas en los Registros Públicos concernientes, a la Delegación Villa Mercedes, Sección Sellos, para su oportuna entrega a los escribanos autorizantes, solicitan volver a instaurar el procedimiento habitual, es decir dejar sin efecto la medida adoptada.

“El sistema nos ha delegado a los escribanos en funciones, en nuestro doble carácter de profesionales del derecho y oficiales públicos, diversas tareas que efectuamos ´por y para´ el gobierno, tales como la obligación y el deber de actuar como agentes de retención, incluso pagando impuestos con movimientos de dinero que quedan en nuestras cuentas bancarias como personales, sabiendo las consecuencias impositivas que eso conlleva”, indicaron los escribanos.

“Creemos que una mínima contraprestación que el gobierno debiera cumplir es facilitarnos la ejecución de los trámites sin encarecer el servicio a nosotros ni mucho menos a los clientes”, opinó uno de ellos, visiblemente molesto.

Otro insistió: “No pedimos nada especial ni distinto a lo que ya existía. Requerimos que se habilite nuevamente el bolsín, del modo en que se viene haciendo desde hace tantos años, considerando tal pedido como un acto de reciprocidad del Gobierno para cada uno de los escribanos actuantes que cumplimos celosa y cotidianamente nuestra función, en el entendimiento de constituir un importante eslabón en la cadena de los recursos del Estado”.

El lunes recibieron la respuesta a su solicitud, por parte de la Directora General de Hacienda, Teresa Cappiello: “Lamentablemente no es posible acceder a lo solicitado, ya que no contamos con servicio de correo contratado que permita el intercambio de documentación con las Delegaciones y/o Receptorías de la Dirección, tanto en las localidades de la provincia como en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en virtud de las restricciones de gastos adoptadas en el marco de la austeridad determinada por el Gobierno Provincial, dada la situación financiera vigente”.

Apuntes de San Luis pudo averiguar además que dada la cancelación de este sistema, la misma situación que los escribanos la están sufriendo otros usuarios que deben efectuar tramitaciones en Vivienda, Comercio, Mutuales y Cooperativas, Clubes, sociedades, etc.

Ante este malestar que se ha generalizado en la segunda ciudad de la provincia, algunos recordaron que en campaña el gobernador de la provincia declaró a Villa Mercedes “Capital Alterna”, pero con esta medida no se estaría haciendo honor a dicha jerarquía institucional.

En síntesis, un verdadero retroceso: aunque dicen que está en todas partes, Dios sigue atendiendo en la ciudad de San Luis.

¿Fin de la historia? ¿O primará el sentido común?

 

 

 

 

 

About Author