20 julio, 2024

PRISIÓN PREVENTIVA AL JOVEN QUE AGREDIÓ CON UN DESTORNILLADOR A SU PAREJA Y A SU MADRE

Matías Eliezer Pérez Even quedó bajo prisión preventiva y fue enviado al Servicio Penitenciario Provincial, acusado de golpear y atacar con un destornillador a su pareja y a su propia madre, en una secuencia de violencia que pudo terminar en tragedia.

La Fiscalía de Instrucción N° 4, a cargo de María del Valle Durán, imputó al hombre de 21 años por los delitos de tentativa de homicidio calificado por el vínculo y por mediar violencia de género y solicitó una medida de coerción de 120 días, pedido al que hizo lugar el juez de Garantía, Juan Manuel Montiveros Chada.

En la audiencia de formulación de cargos, realizada el domingo a las 11 horas, la fiscal Antonella Romagnoli narró que los hechos comenzaron el viernes en Potrero de los Funes, cuando Pérez y su pareja C.S. fueron a visitar a los abuelos del imputado. De acuerdo a la acusación del Ministerio Público Fiscal, a las 19 horas emprendieron el regreso a la ciudad de San Luis, en el vehículo Eco Sport gris, del acusado.

El hecho sucedió en el edificio 11 del barrio Procrear.

En el camino, la víctima le manifestó a Pérez su deseo de terminar con la relación ya que quería que sus hijos, de 5 y 10 años (hijos de una ex pareja de ella), volvieran a vivir con ella. En ese momento, “el imputado empezó a discutir y a ponerse violento, comenzó a darle golpes de puño en el cuerpo de su pareja, y le decía que iba a matarla. Luego el imputado agarró un camino de tierra, cerca del Parque de la Quebrada, y le dio patadas en la cabeza y siguió golpeándola todo el camino hasta la ciudad de San Luis”.

Una vez en la ciudad, se dirigieron a la vivienda de la madre del imputado, ubicada en el Barrio Procrear.  Al llegar allí, la víctima le pidió auxilio a su suegra. “Cuando la víctima se acercó a la puerta de ingreso, el imputado se dirigió hacia ella y comenzó a ahorcarla e intentó matarla clavándole un destornillador que tenía en la mano, con el que comenzó a darle puntazos en el cuello y en el pecho; no pudiendo lograr su cometido ya que su progenitora se interpuso intentando defenderla, pero el imputado tiró a su madre al piso y comenzó a darle golpes en la cabeza con la punta del destornillador”, relató la fiscal.

La pareja del imputado aprovechó la situación para salir del lugar y pedir auxilio a un vecino, por lo que el imputado, deja de agredir a su progenitora y emprende la fuga. “Finalmente, el imputado es detenido a unas cuadras del lugar del hecho, ya que personal policial que se encontraba de recorrido por la zona, advierten la persecución, por lo que le dan la voz de alto a Pérez quien hace caso omiso, procediendo a perseguirlo logrando así su detención”, de acuerdo a la formulación de cargos de la fiscalía con la que se dio inicio a la investigación penal preparatoria.

Además de la existencia de elementos de convicción suficiente respecto de la existencia del hecho y de la autoría del imputado; la fiscalía entendió que existen riesgos procesales en la causa como el de fuga, debido a que Pérez tiene reiterancia delictiva, toda vez que ha sido detenido en flagrancia en numerosas causas; además de no tener trabajo registrado estable.

“El imputado evidentemente tiene una actitud tendiente a no respetar las normas por lo que, con seguridad, no va a someterse al proceso si continúa en libertad, además de que va a continuar amedrentando y agrediendo a las víctimas”, sostuvieron desde el Ministerio Público Fiscal.

La fiscal Romagnoli también mencionó el riesgo procesal de entorpecimiento debido a la relación familiar con las víctimas, ya que una es la pareja y la otra es la madre del imputado; no obstante, “el mayor riesgo que se pretende cautelar, es la integridad de las víctimas, ya que se visualizan dos mujeres vulnerables que se encuentran en un claro contexto de violencia de género, quienes están muy atemorizadas por lo que pasó, ya que ambas en su denuncia manifestaron que pensaron que Pérez Even iba a matarlas”, dijo la funcionaria en la audiencia de formulación.

Según pudo investigar la fiscalía, Pérez Even mantenía una relación de pareja con una de las víctimas desde hace dos años y medio a la fecha; en la que la mujer recibió de violencia psicológica, emocional y física por parte del imputado, incluso ha habido una restricción de acercamiento y de contacto entre ellos.

 

 

 

 

 

 

About Author