20 julio, 2024

INSÓLITO: EL GOBIERNO Y LA OPOSICIÓN INTERPRETAN AL REVÉS UN MISMO DICTAMEN SOBRE LAS CUENTAS PÚBLICAS

Todo depende del cristal (y las intenciones) con que se mire la cuestión. La polémica que se instaló en el mes de diciembre sobre las cuentas públicas de la provincia parece no tener fin. El propio dictamen firmado por el Tribunal de Cuentas le sirvió tanto al gobierno como a la oposición justicialista para ratificar sus posturas.

No son monedas. Para el gobierno, la anterior gestión le dejó un déficit de más de 93 mil millones. Para la oposición, esa cifra en realidad fue un superávit, al que encima llaman ahorro.

Desde Terrazas del Portezuelo se informó: “De la cuenta surge que no se disponía de fondos al cierre del año pasado y el Tribunal destacó que prácticamente la totalidad de los saldos financieros se encontraban afectados a distintos gastos, deudas y otros conceptos que morigeraban los mismos.

Dicho dictamen coincide con el relevamiento efectuado por la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), que remarcó respecto al déficit, la indisponibilidad de fondos al cierre del ejercicio y la licuación de los títulos públicos que había percibido la Provincia de manera excepcional, con motivo del juicio ganado al Estado nacional.

El contador general de la Provincia, Omar Pecorari, señaló: “Al cierre del año pasado no existían fondos en el tesoro provincial, ya que los saldos estaban compuestos por fondos de terceros, fondos de empresas, fondos que estaban afectados para pagar deudas o se trataba de fondos con una asignación específica y que no podían disponerse libremente”.

En tanto que la oposición se expresó a través de El Diario de la República que dirige Alberto Rodríguez Saá, donde se interpretó en forma diametralmente opuesta el dictamen del Tribunal de Cuentas de la provincia.

Publicó El Editor: “Los resúmenes del Tribunal de Cuentas confirman que las Cuentas de Inversión 2023 dejaron un ahorro de más de 93 mil millones de pesos”.

“El déficit financiero representa cuánto de los ahorros que tenía la Provincia se gastaron en el año. Al inicio de 2023 disponía de $100.478.585.804. Se gastó $6.888.530.801 de los ahorros que tenía al 31 de diciembre del 2022, quedando un ahorro de $93.590.055.033 al 31 de diciembre de 2023”, reza el escrito.

“En conclusión, si al total de recursos disponibles al 31 de diciembre de 2023 se le hubiera restado todo lo que tiene alguna afectación, se hubiera pagado el 100% de los gastos del año 2023 (sueldos, obra pública, etcétera) y se devolvían los fondos de terceros; esto demuestra que le hubiera quedado un saldo de libre disponibilidad a la Provincia de más de $5.500 millones”, agregan en el documento.

Otras consideraciones relevantes emitidas en el resumen son que “todas las modificaciones presupuestarias del año se encuentran respaldadas por los instrumentos legales correspondientes”, que “el gasto destinado a Educación que establece el Artículo 78 de la Constitución Provincial ascendió al 30,26% (límite del 23% exigido)”, y que la Provincia “no tiene deuda con organismos nacionales ni internacionales, y que no ha emitido obligaciones a cargo del Tesoro”.

Por lo que se puede apreciar, estas precisiones sobre las Cuentas de Inversión 2023, que fueron aprobadas por unanimidad y han sido remitidas a la Cámara de Diputados, están muy lejos del ´déficit estructural ruinoso´ de más de 93 mil millones que asegura el poggismo le dejó como herencia la gestión de Alberto Rodríguez Saá”, concluye la nota de el diario.

De todos modos, leyendo esta última postura, surge contradictorio decir que si al total de los recursos de 2023 se restaran todos los fondos que tienen alguna afectación específica, se hubieran podido pagar todos los gastos. Porque si tenían un destino, no pueden formar parte de ningún superávit. En síntesis, no sobran, sino que están afectados a saldar alguna obligación, mal pueden contabilizarse como un “ahorro”.

 

 

 

 

 

 

 

About Author